Delfin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1296 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los investigadores que han estado en contacto con los delfines, y en general con todos los cetáceos, afirman haber experimentado la sensación de hallarse ante unos seres inteligentes, con una mente muy superior a la del resto de los animales. En eso coinciden también los directores de acuarios, entrenadores, etc.

El oído de los delfines
El delfín se alimenta a base de pequeños salmonetes.Los obtiene de una forma muy curiosa. De pronto se ve a una pequeña manada de peces que al huir del delfín comienza a romper su compacta formación (que les facilitaría el defenderse) y van dando vueltas sin ningún sentido, de forma completamente desorientada. El delfín conoce el desorden reinante y se acerca tragando al paso muchos peces. Sube luego a la superficie a por una buena bocanada de aire,y vuelve a sumergirse. ¿Cómo localiza su alimento en la oscuridad de las profundidades? ¿Por qué los salmonetes y otros bancos de peces rompen su formación protectora e incluso, dotados como están de una también aguda sensibilidad, no pueden percibir al menos la presión producida en el agua por el delfín que se aproxima a gran velocidad?

El oído de los delfines es una especie de sonar. Emiteciertas señales que repercuten en los peces y son captadas de vuelta por sus órganos de audición, verdaderamente super-sensitivos. También es aguda en extremo su capacidad visual; se les ha visto saltar en el aire y atrapar un pez que estaba suspendido casi a ocho metros sobre la superficie del agua. También, al igual que los murciélagos, pueden localizar cualquier animal a oscuras, gracias al"eco".

De todas formas, para contestar la segunda pregunta es necesario recurrir a los trabajos de diversos científicos que están preparando una hipótesis reveladora de estas asombrosas capacidades. En 1.965, dos cetólogos rusos publican un trabajo titulado "La ballena, emisor de ultrasonidos". En su estudio, Beikovich y Yablakov sostenían que el cachalote utilizaba su morro para emitir, dealguna forma, sonidos suficientemente agudos como para aturdir a sus presas. Otros rusos siguieron con esta teoría. En 1.972 se escribía: "cuando son descubiertos los peces y los calamares gigantes de las profundidades el foco ultrasónico del cachalote se posa "de lleno sobre ellos, aumenta la intensidad de frecuencia, y los deja aturdidos, a punto para ser engullidos por el gran cetáceo".Posteriormente, dos cetólogos norteamericanos, Pforris y Mohl, repasaron las notas de sus colegas rusos y decidieron la posibilidad de aplicar la misma teoría de los cachalotes a los delfines, considerándolos como "pequeñas y Juguetonas ballenas". Tras pacientes observaciones que iban confirmando esta idea, realizaron algunas pruebas utilizando sonido artificial y pudieron confirmar que estas curiosasfrecuencias sónicas pueden tener un efecto desorientador sobre los peces.

Estos sonidos de alta frecuencia que emiten los delfines no pueden ser percibidos por el oído humano, pero si pueden ser "sentidos" bajo ciertas circunstancias. Algunos buceadores los han podido experimentar quitándose la capucha de su traje; son como "unos suaves toques sobre el cuello, como si se tratase de plumas", sin quemedie contacto alguno, claro. Estas sensaciones son las ondas emitidas por el sistema sonar de los delfines, repercutiendo al contacto con el cuerpo humano. Otros nadadores han confirmado también este tipo de experiencias.

El amor de los delfines por los seres humamos
¿Por qué muestran los delfines un interés tan intenso —correspondido en parte— por el género humano? Podemos ver delfines encautividad saltando a través aros y haciendo cabriolas de buena gana, permitiendo a los encargados montarse sobre sus lomos. Incluso en libertad parecen sentirse irresistiblemente atraídos hacia los hombres. Madan velozmente acompañando a los barcos, y en algunas ocasiones se acercan a la costa, permitiendo incluso que los bañistas los puedan abrazar sin ningún temor.

Recordemos que el delfín...
tracking img