Delitos contar las buenas costumbres y el buen orden de la familia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9456 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Delitos Contra las Buenas Costumbres Y el Buen Orden de la Familia

En este Título de nuestro Código Penal están comprendidos los delitos contra las buenas costumbres y el buen orden de las familias. Según Maggiore, "Buenas costumbres son aquellas parte de la moralidad pública que se refiere como criterio de apreciación a las relaciones sexuales. La costumbre se distingue a la moralidad encuanto a la actividad externa que a la intimidad del querer y del sentir. Puede decirse, pues, son el uso recto de las relaciones carnales opuesto a toda práctica viciosa (malas costumbres, desvergüenza). En este último sentido, los romanos hablaban de injuria adversus bobos mores (ofensa contra las buenas costumbres)". Consiguiente, de los agrupados en este Titulo, son delitos contra las buenascostumbres: La violación, la seducción, la prostitución y corrupción de menores, los actos lascivos violentos, los ultrajes al pudor, el rapto y los delitos de los corruptores (inducción a la prostitución y la facilitación y favorecimientos de la misma); y contra el buen orden de las familias, el incesto, el adulterio, la bigamia y la supresión y supresión y suposición del estado.
Los hechos puniblesdel primer grupo son todos atentados contra la corrección o licitud de las relaciones sexuales; y los del grupo primario y cédula fundamental de la sociedad cuestión que nadie discute, sino que es la communis opinio de los tratadistas que han estudiado los problemas sexuales, es la de que el origen de los delitos de esta índole se encuentra, con mayor frecuencia de la que podría imaginarse, enlas aberraciones del instinto genésico, como que ellas determinan en gran parte de la perpetración de los delitos antes mencionados.
Por ello, en la imposibilidad de considerar todas las psicopatías sexuales, se estudiarán en estas consideraciones previas, y muy someramente, algunas de ellas, porque conviene tener conocimientos, siquiera sean los más elementales, sobre las mismas para la debidaapreciación de las circunstancias que rodeen los hechos delictuosos arriba indicados.
Hasta hace muy pocos años, por la circunstancia de que los problemas sexuales se hayan tratado siempre en privado, como hechos inmorales en todos los casos, se mantenía a los niños en estado de absoluta ignorancia de todo lo relacionado con el sexo, por lo que aquellos debían arriesgarse a la propia experiencia deesas condiciones, con la consecuencia lamentable de no pocos traumas psíquicos que desembocan en verdaderas aberraciones; y, en ocasiones, infecciones venéreas más o menos graves, algunas de las cuales acarreaban hasta la pérdida del sentido de la vista.

Las psicopatías que con mayor frecuencia se observan son:

El sadismo.
Es el fenómeno sexual que consiste en que sujeto sólo puede alcanzarel orgasmo mediante la humillación de la persona deseada o por actos de crueldad sobre la misma. El ilustre sexólogo Schrenck-Nortzing lo denominó algolagnia (de algo, dolor, y lainos, excitación sexual). La primera denominación viene o se deriva del Marqués de Sade, autor de varias novelas en las que se reflejaba abiertamente su espíritu torturado, a lo largo de la vida, la suprema voluptuosidadque alcanzaba por las tremendas torturas a que sometía a las mujeres que despertaban su deseo.
El Marqués de Sade, descendiente de nobles y noble él mismo, contrajo matrimonio, en el año de mil setecientos sesenta y siete, con la hija del Presidente Montrenil, para desdicha de ésta. Poco tiempo después de la boda hubo de ser expulsado de París por haber incurrido en delitos contra las buenascostumbres, y a la postre cometió tan graves desafueros, que fue condenado a la última pena, de la que se libró con el expediente de la fuga; y luego fue recluido en un hospicio por orden de Bonaparte, quien había recibido de aquél una lujosa colección de sus obras. Según Lombroso, quien estudió el caso, el Marqués de Sade experimentaba una intensísima voluptuosidad cuando rasgaba las carnes de las...
tracking img