Democracia cristiana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 88 (21831 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
a

c

El pensamiento político de la Democracia Cristiana

b
1 abc

“ABC: El pensamiento político de la Democracia Cristiana”. Una publicación del ICHEH: Centro de Estudios del Humanismo Cristiano.

Han colaborado en la presente edición Hans Blomeier Jaime Castillo Velasco Jorge del Picó Rubio Eduardo Palma Carvajal Patricio Santamaría Mutis Editor General Jorge del Picó Rubio Diseño ydiagramación Valeria Barros Rey
Impreso en Chile - Printed in Chile Gráfica Funny S.A. 544 0351- 5440358 • jsolo@123.cl © Derechos reservados Instituto Chileno de Estudios Humanísticos Se prohíbe la reproducción total o parcial sin autorización del editor. Año 2003

2 abc

Prólogo a la Quinta Edición
Política y espíritu, pensamiento y acción
Adolfo Zaldívar
Presidente Nacional delPartido Demócrata Cristiano de Chile

Al prologar esta importante y muy necesaria publicación, he querido encabezarla con estos cuatro conceptos, que si los entendemos y asumimos como complementarios en nuestro partido, serán la clave de nuestra renovación y de la recuperación del rol histórico que la Democracia Cristiana está llamada a cumplir en la sociedad chilena. El objetivo de un partidopolítico es encarnar una idea y concretarla. Así sus miembros luchan democráticamente por acceder al poder para llevar a cabo el proyecto de sociedad que los anima. Eso legitima la acción política y es esencial no perderlo nunca de vista, sobre todo en nuestro partido, que se basa en el humanismo cristiano. El esfuerzo que estamos emprendiendo para recuperar nuestras raíces tiene este profundo sentido.Situar la doctrina nuevamente en el centro de nuestras acciones, y la política como el eje de nuestro compromiso social. Y al mismo tiempo traer a los problemas del presente las permanentes enseñanzas del cristianismo, para iluminar los complejos caminos en los que nos corresponde actuar, y proyectar nuestro trabajo político con parámetros éticos claros que emanan de las enseñanzas de la doctrinasocial de la Iglesia, de los filósofos cristianos y del ejemplo de nuestros fundadores.

3 abc

No hay política sin espíritu, ni acción eficaz sin un pensamiento que la guíe. Lo contrario es un mero activismo que con el pretexto de abordar cuestiones concretas que naturalmente interesan a la gente, encierra a las personas y la sociedad en un círculo de inmediatez que oculta la raíz de losproblemas, y fija para siempre los límites de lo posible con el fin de anular el natural impulso transformador del ser humano. No estamos exentos de caer en ese juego. El avance del pragmatismo que viene de la mano de una filosofía individualista que basa toda la vida social en el mercado es para muchos irresistible, incluso al interior de nuestro partido La tentación de lo que Maritain llamaba “laracionalización técnica de la política” es muy fuerte, porque muestra resultados inmediatos –aunque perversos– frente a la “racionalización ética de la política” que exige más sacrificios, más perseverancia y más compromiso. La lógica de la competencia se ha escapado de los parámetros de la ética. Por eso que se impone el “todo vale” en los negocios –ahí tenemos el ejemplo reciente de lasmultinacionales norteamericanas cuyo daño a Estados Unidos es mayor aún que el atentado contra las torres gemelas– pero también se va imponiendo en la política y hasta en las relaciones sociales. El éxito, medido solamente como el resaltar la individualidad personal o grupal por sobre los demás, se ha transformado en un fetiche al que se rinden la prudencia, la austeridad, el honor personal y, lo que es aúnmás grave, la cooperación y la solidaridad. Por eso que en nuestras sociedades el tener y el parecer es más que el ser. Y la política, en vez de representar un

4 abc

parámetro de sensatez y perspectiva ética que contribuya a moderar los excesos y muestre un camino distinto, se va rindiendo también a esa lógica deshumanizada que cosifica a la persona. La competencia, la capacidad técnica,...
tracking img