Democracia y estado colombiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (359 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colombia ha demostrado que no sólo Uribe hace del país un Estado democrático.
Sus generales, su policía y sus instituciones, inequívoca y consecuentemente, están demostrando respeto y apego a lasnormas que generan paz desde esa sana plataforma que suele brindar un verdadero proceso democrático.
A diferencia de Venezuela, donde la palabra del caudillo es ley para todas las instituciones delestado, en Colombia, Uribe se enfrenta, constantemente y a pesar de su abrumadora y verdadera popularidad, a los naturales controles del Estado Democrático.
Uribe ya cumplió con creces y posiblementees ésta una gran oportunidad para dejarle las riendas a aquellos que sean elegidos después de su mandato. No creo, en ningún momento, que la democracia colombiana, con la madurez que nos ha mostradoen estos tiempos difíciles, sufra merma a causa del natural abandono del poder de alguno de sus eficaces ciudadanos.
Todo lo contrario, la democracia amerita la garantía de cambios secuenciales ysucesivos, sobre todo a causa de las carcomas que produce la no ininterrumpida sustentación del poder. De hecho, casi todas las constituciones del mundo democrático preestablecen los lapsos de tiempo ausufructuar el poder. Y a pesar de las posibilidades de modificar las constituciones para alargar los mandatos (algo que indica una actitud que se aparta del más puro y esencial espíritu democrático),lo más sensato es abstenerse de cualquier tentación o debilidad que propicie algún tipo de perpetuación.
No dudo que Uribe haya fungido de catalizador para crear la actual cooperación de todas lasinstituciones democráticas colombianas. Ni tampoco que ese rol sea difícil de sustituir.
Colombia, en este “circunstancial” proceso histórico, tendrá la opción de volvernos a asombrar con su madurezpolítica siempre y cuando esté dispuesta a aplicar, al caletre, una de las esencialidades que alimenta el hecho democrático: “alternabilidad garantizada”.
En su defecto, si la democracia...
tracking img