Democratización e islamismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4915 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Democratización e islamismo
Ricard González

¿Es el islamismo una ideología inmutable? ¿Se opone por naturaleza a la democracia? De la fusión de valores democráticos e islámicos es posible que surja una forma diferente de democracia. Para ello, se precisa un acuerdo sobre las nuevas reglas del juego.

M

ás allá de la resolución del conflicto árabe-israelí, uno de los principales desafíospolíticos planteados en Oriente Próximo, y en buena parte del mundo musulmán, es hacer compatible el ascenso del islamismo con el proceso de liberalización política en marcha en diversos países de la región. Después del ocaso del comunismo, y ante la incapacidad de las corruptas autocracias de proporcionar desarrollo y prosperidad, parece que el islamismo político se encuentra en plena expansión.Mucho se ha escrito en los últimos años sobre la relación entre el islam y la democracia desde el punto de vista de la doctrina religiosa. Sin embargo, lo relevante no es estudiar cuál es la interpretación más auténtica del Corán y del conjunto de la tradición religiosa musulmana, sino cuál es la de los propios musulmanes y, en concreto, la de los actores políticos que han convertido la religiónen el motivo último de su acción política. Los principales teóricos de la ideología islamista han mostrado, en general, una actitud de rechazo hacia la democracia, al menos lo que consideran el modelo “occidental” de democracia. A menudo, la crítica a la democracia se funde con la crítica al sistema de vida y a los valores occidentales, como si éstos fueran una consecuencia directa de aquélla. Enel islamismo clásico existe un rechazo general a la adopción de los elementos propios de la cultura occidental, siendo la democracia uno más de estos elementos. Las críticas de cada autor reflejan el contexto histórico en el que han vivido. Por ejemplo, Hassan al Banna, considerado padre del islamismo y fundador de los Hermanos Musulmanes en Egipto, culpaba a los partidos políticos de la exis-Ricard González es politólogo y periodista.
POLÍTICA EXTERIOR, 113. Septiembre / Octubre 2006

64

Política Exterior

tencia de la fitna (o discordia) dentro de la sociedad, por lo que creía que deberían ser prohibidos. Al Banna desarrolló esta visión en los años treinta, un periodo de inestabilidad y violencia política no solo en las democracias europeas, sino también en el joven régimenparlamentario egipcio. Probablemente, la crítica principal que comparten todos los pensadores islamistas es el hecho de que la soberanía popular no tenga ningún límite, de forma que se puedan llegar a aprobar normas contrarias a la ley divina. Algunos autores, como el propio Al Banna, consideran que el principio deliberativo inherente al sistema democrático coincide con algunas tradicionesislámicas, como la shura (o consulta). Por esta razón, poco antes de morir, Al Banna se planteó la participación de los Hermanos Musulmanes en las elecciones. Abu Ala Mawdudi, fundador del movimiento islamista paquistaní, proponía un sistema ideal islámico que llamaba “teodemocracia”, y que guarda un notable parecido al sistema institucional actual de la República Islámica de Irán. En este Estado utópico,habría instituciones representativas de la voluntad popular, pero su margen de acción se vería circunscrito al marco establecido por la ley islámica. Por tanto, en caso de choque entre las dos soberanías, la popular y la divina, esta última siempre prevalecería. Aunque Mawdudi insiste en el carácter igualitario de su sistema, y en que no sería una teocracia porque el poder no lo ejercería una“clase religiosa, sino la entera comunidad de creyentes”, en la práctica difícilmente todos los musulmanes tendrían la misma capacidad de influencia en los asuntos políticos. Quien al final acabaría decidiendo si las leyes positivas son contradictorias o no con las divinas serían los ulemas, o sabios de la religión islámica. Éste es precisamente el principio central del sistema político iraní que...
tracking img