Deom

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Víctor Manuel Moreno Morataya

Examen parcial de, Historia de la espiritualidad cristiana.
LA VIDA ESPÍRITU AL EN LOS PRIMEROS SIGLOS CRISTIANOS.
La vida de los primeros cristianos aproximadamente, los tres primeros siglos de nuestra era tiene un especial interés en la historia de la espiritualidad, por toda su cercanía respecto a la enseñanza evangélica y apostólica, y a la vida espiritualpracticada por Nuestro Señor Jesucristo, la Virgen Santísima, los Apóstoles, las Santas mujeres y los primeros discípulos directos del Señor. Las fuentes para el estudio de esta época son escasas, aunque valiosas; empiezan a ser más abundantes cuando ya la vida espiritual se va diversificando más, tanto en la práctica como en la reflexión teórica.

conversión y santidad.
Aunque no existierauna reflexión teórica explícita al respecto, entre los primeros cristianos resultaba patente una clara conciencia de la realidad y las exigencias de la santidad cristiana, como fin y meta.
Se ha considerad que la ruptura familiar la más dolorosa, algo expresamente profetizado por el Señor. Muchos familiares de los convertidos no comprendían a un Dios que estuviera por encima de los lazos de lasangre, en un mundo que con frecuencia era familiar y todavía se entendía menos que esa ruptura no la vieran los cristianos como una falta de caridad respecto a sus parientes, sino todo lo contrario.
Esa misma verdad cristiana, que tenía una indudable fuerza de atracción, podía presentar también otra cara, la de unos dogmas considerados escandalosos o disparatados para la mentalidad de lasreligiones tradicionales del imperio romano; la de unas verdades presentadas como algo que se debe creer y que exceden a la capacidad natural de entender algo poco común en las demás religiones, que no se apoyaban en una verdadera exigencia de fe, verdades que trascienden claramente las realidades creadas.
El cristiano se comprometía a un comportamiento moral mucho más exigente de lo habitual en laépoca; y a unas relaciones de cercanía con la divinidad difícilmente comparables con las mantenidas por la mayoría de sus contemporáneos
Así estos cristianos superaban las propias dificultades, con la gracia divina y el esfuerzo personal, se transformaban con frecuencia en un ejemplo atractivo para muchos hombres y mujeres de toda condición, y en fuente de nuevas conversiones, de ahí también esaalta calidad que observamos en la vida cristiana primitiva.
La mayoría de los procesos de conversión jugaba un papel principal, la intensa formación que se daba a los catecúmenos y a cualquiera que empezara a acercarse a la fe. Era una catequesis con bastante exigencia práctica y una clara conciencia de lo que podía suponer el futuro bautismo. Esto hacía que los conversos llegaran habitualmentebien preparados y dispuestos al momento del bautismo.
De acuerdo con todo esto, para los primeros cristianos la conversión llevaba consigo, por sí misma, no sólo una decisión seria de aspirar a la santidad, sino haber alcanzado ya un elevado nivel de práctica de las virtudes, de espíritu de sacrificio, de piedad. Es decir, en muchos recién convertidos de la época hallamos todos los elementosnecesarios para la santidad y, en muchos casos, ya considerablemente desarrollados.

el martirio.
Toda esta situación espiritual viene reforzada por la impresionante y decisiva realidad del martirio. Aunque las persecuciones contra los cristianos, en estos tres primeros siglos, no fueron continuas, sí suponían, al menos, una continua amenaza, ser cristiano significaba, en la práctica, estarpreparado y dispuesto para el martirio. Por otra parte podríamos decir que el martirio era el único proceso de canonización de la época, de tal forma que, junto a los modelos de santidad presentes en la misma Sagrada Escritura no olvidemos que los Apóstoles y muchos otros contemporáneos suyos también derramaron su sangre por la fe.
Esta realidad reforzaba las exigencias y el afán de santidad de...
tracking img