Derecho de animales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (567 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Derecho de los animales
“Debe existir una reglamentación más estricta que defienda los derechos de los animales.”

En su ambiente natural los animales se comportan instintivamente. En el reinoanimal no existe la noción de los derechos. Cuando hablamos de los derechos de los animales, nos referimos a límites en el trato de los animales por parte de los seres humanos, el respeto que debemosofrecerles. Muchos de los animales son adoptados como animales domésticos que nos ofrecen compañías; Y muchas veces hasta se convierten en mejores amigos y parte de familia, pero lamentablemente nosabemos darle el trato que se merecen.
En este último tiempo hemos presenciado el maltrato a muchas especies de animales; Al extremo que por consecuencia de esto tenemos muchas especies en peligro deextinción. Vemos muy a menudo peleas de perros, peleas de gallos y muchas otras cosas similares a estas que le sirven de entretenimiento al hombre, pero no entienden que hacen daño a estos indefensosanimales. Es por esto que debe existir una reglamentación más estricta que defienda los derechos de los animales. No tan solo para los animales domésticos sino que también para los animalessalvajes. Los animales son seres vivientes que hacen parte del diario vivir de cada ser humano. Hacen ver colorido el paisaje, crean un ambiente inigualable y considero que son esenciales en el mundo en elque vivimos. Pitágoras una vez dijo:
"Nunca mojes tu pan en la sangre de los animales ni en las lágrimas de tus semejantes.
¡Oh mortales! No sigáis envenenando vuestro cuerpo con un alimento tanrepulsivo como la carne. Sólo a los animales les es propio alimentarse de carne y aun no todos la usan. El caballo, el buey, el carnero pacen las hierbas de los prados; únicamente los de índole fiera ysilvestre; los tigres, los fieros leones, los lobos y los osos gustan de sangrientos manjares. ¡Oh dioses! ¿Puede darse mayor delito que introducir entrañas en las propias entrañas, alimentar con...
tracking img