Derecho del enemigo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9045 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
go
CAMPUS CUAUTLA
DIVISION POSGRADOS

DERECHO PENAL DEL ENEMIGO.

LIC. IVAN ANDREY CERVANTES GARCIA

ASESOR DE MAESTRIA:
MAESTRO FRANCISCO JAVIER CAMPOS NERI

H.H. CUAUTLA, MORELOS A ___DE _____DE 2010
I. Introducción

En los últimos tiempos se ha desatado una fuerte discusión en los estratos académicos por el llamado Derecho penal del enemigo. La especial importancia que haadquirido en la actualidad el debate doctrinal sobre este Derecho penal de excepción, se explica fundamentalmente por el escalamiento del fenómeno del terrorismo nacional e internacional. En efecto, la sensación de inseguridad que, a causa de la globalización de la información, aqueja a prácticamente todos ciudadanos del mundo frente al accionar terrorista, ha llevado a que los diversos países, en mayoro en menor medida, extremen sus mecanismos de protección, y en primera línea la reacción jurídico-penal. En la generalidad de países, como puede constatarse fácilmente, existe actualmente una legislación penal especialmente represiva contra las actividades terroristas, la cual, por otra parte, se ha ido extendiendo a otros ámbitos especialmente sensibles como el narcotráfico, la criminalidadorganizada y la violencia sexual. A partir de este hecho cierto, cabe plantearse la pregunta de si existe realmente un Derecho penal del enemigo o no, pero además si tal regulación penal debería existir en un Estado de Derecho.

La discusión sobre el Derecho penal del enemigo en la doctrina penal contemporánea ha venido de la mano de los trabajos dogmáticos del Prof. Günther Jakobs, primero demanera referencial en su trabajo de 1985 sobre la criminalización en el estadio previo a la lesión del bien jurídico y luego de manera abierta en su conferencia en el Congreso de Profesores de Derecho penal de 1999 en Berlín. A partir de entonces Jakobs se ha encargado de desarrollar los presupuestos filosóficos para explicar dogmáticamente el llamado Derecho penal del enemigo, llegando a concluir estalabor de forma rigurosa en el trabajo titulado Bürgerstrafrecht und Feindstrafrecht aparecido en lengua castellana en el 2003. A partir del planteamiento esbozado por Jakobs se ha iniciado una fuerte discusión doctrinal sobre el llamado Derecho penal del enemigo, la cual se ha llevado a cabo desde diversas perspectivas que van desde el plano dogmático hasta el ideológico.

En el plano dogmáticoSchünemann se ha pronunciado críticamente frente a la formulación de un Derecho penal del enemigo, considerándola incorrecta ya desde el plano analítico y reprochándole ser consecuencia de aquella circularidad propia de la dogmática penal a la que califica de ausente de consecuencias. Con menos adjetivos y con mayor profundidad analítica se pronuncia Cancio Meliá, quien enmarca la actualconfiguración del Derecho penal del enemigo dentro del fenómeno de expansión del Derecho penal que acusara ya Silva Sánchez con suma claridad, precisando que se trata del resultado de la fusión de dos líneas de desarrollo de las legislaciones penales modernas: el Derecho penal simbólico y el resurgimiento del punitivismo. Cancio Meliá pone de manifiesto la irracionalidad o incoherencia del llamado Derechopenal del enemigo, para a partir de ello negarle el carácter de verdadero Derecho penal: “Sólo el Derecho penal del ciudadano es Derecho penal”. Por su parte, Silva Sánchez destaca igualmente la existencia del Derecho penal del enemigo, al que, con términos gráficos, califica de Derecho penal de “tercera velocidad”, es decir, un Derecho penal en el que co-existen la imposición de penas privativasde libertad y la flexibilización de los principios y reglas de imputación jurídico-penales. Si bien Silva Sánchez no le niega el carácter de Derecho a este Derecho penal de excepción (al que llama de tercera velocidad), señala claramente que tendría que quedar reducido “a la mínima expresión”. Podría decirse que Gracia Martín no opinaría distinto si es que el Derecho penal del enemigo no entra...
tracking img