Derecho mercantil

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10662 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tu Nuevo Destino
Por Daniel Pendergast





© 2009 Derechos Reservados. Por Daniel Pendergast Para reproducir este libro en cualquier forma, favor de escribir al autor en: isom-mexico@hotmail.com Todas las Escrituras citadas en este libro son tomadas de la Reina-Valera 1995 Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Usada por permisión.



ContenidoIntroducción...........................................5 1. La Salvación.....................................6 2. El Bautismo en el Espíritu Santo.....19 3. La Sanidad........................................27 4. La Segunda Venida de Cristo...........34 5. El Evangelismo................................41 6. La Palabra de Dios...........................46 7. La Iglesia..........................................54

 Introducción
Por muchos años he deseado escribir un libro para ayudar a nuevos creyentes en Cristo Jesús. Este, mi primer libro, representa el cumplimiento de tal deseo y por eso doy gracias a Dios. No importa como recibiste este libro o si nos hemos conocido personalmente, lo que importa es que lo estudies y lo apliques para arrancar bien tu nueva vida en Cristo Jesús. Si te es posible, estudiaeste libro con un cristiano más maduro en la fe. También, podrías estudiarlo en una célula, una clase de escuela dominical, o en un estudio bíblico. ¡Que Dios te bendiga ricamente y te haga crecer fuerte, firme, y rápido en tu fe en Jesucristo!



Capítulo 1

La Salvación
Mi Testimonio Personal. El semáforo se cambió en rojo y paré mi vochito modelo 1963 en la esquina de Lomas y Wyoming enAlbuquerque, Nuevo México, E.U. Eran las dos de la madrugada y las calles estaban oscuras y vacias. De repente, sentía una presión sobre mis hombros y escuché una voz apacible pero clara que me dijo, “¡Toma tu decisión ahora!” Yo sabía que era Dios quien me habló y que la decisión de la cual me hablaba se trataba de mi aceptación o rechazo de Cristo Jesús como mi Salvador. Dos semanas antes,mientras comíamos la cena, mi mamá nos preguntó a mis dos hermanos y a mí si habíamos llegado a creer en Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Mis dos hermanos respondieron que “sí.” Entonces, cuando ella me hizo la misma pregunta, también respondí que “Sí.” Pero mentí. Yo sabía perfectamente de qué hablaba mi mamá, y también sabía que yo no había hecho ninguna decisión personal a seguir a Cristo.

Por muchos días después de la pregunta investigadora de mi Mamá no sentía descanso.Seguía preguntándome: Primero, ¿Por qué no había recibido a Cristo como mi Señor y Salvador? Yo sabía cuánto mi Mamá me había enseñado de Él era lo correcto y que sin Jesús yo no podía ser salvo. Pero yo no estaba dispuesto a tomar ese paso. Segundo, si no estaba dispuesto a dar el control de mi vida a Cristo,¿Por qué no le dije sencillamente: “No, no he recibido a Cristo en mi corazón, y no lo voy a hacer” Mi incomodidad e indecisión llegó al zenit mientras seguía estacionado frente a ese semáforo. Ya no podía vacilar. Era el momento de tomar una decisión de por vida. Asi que, con una mirada hacía el cielo, dije sencillamente, “OK.” Entonces, el semáforo se cambió en verde y avancé el carro hacía lacasa. Al cruzar el puente sobre la autopista, hice una oración sencilla y dije: “Señor, que nunca me arrepienta de haber tomado esta decisión de creer las Buenas Nuevas.” Ahora, muchos años después de cuando tomé esa decisión, puedo decir que ni por un momento he mirado atrás. ¡Sí, valió la pena recibir a Cristo como mi Señor y Salvador!



Un Nuevo Comienzo. En el Evangelio de San Juan, laBíblia describe la experiencia de un hombre que se llamaba Nicodemo que fue muy parecida a la mía: “Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, dignatario de los judíos. Este vino a Jesús de noche y le dijo: ‘Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.’ Le respondió Jesús: ‘De cierto, de cierto te...
tracking img