Derecho penal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6479 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
JAKOBS HACIA UN DERECHO PENAL DISTINTO


Exordio:

Un enjuto iusfilósofo, escudriña una idea: “lo que caracteriza al comportamiento humano jurídico penalmente relevante no es que lesione o ponga en peligro bienes jurídicos – esto también sucede con las catástrofes naturales, animales, etc. -, sino su significado... el mundo social no está ordenado de manera cognitiva, sobre la base derelaciones de causalidad, sino de modo normativo, sobre la base de competencias, y el significado de cada comportamiento se rige por el contexto... se trata de delimitar comportamiento socialmente adecuado o inadecuado[1]...”.
A modo de evitar apelativos reductivos, en personas cuyo capital intelectual les viene dado por el nombre con que firman sus propias e innovadoras ideas, diremossimplemente a modo de presentación, sobre el filósofo aludido: “Dites – moi, Günther Jakobs”[2]
Debo confesar que desde hace años no me han faltado lecturas sobre este profundo autor, y modestamente urge admitir que no es mucho lo que he avanzado sobre “su sistema”. Cuesta adentrarse en las innovadoras ideas de Jakobs, se requiere no consentir la ceguera que acalla el conocimiento, o tal vez lasutil y bella necesidad de enfrentar la “amathía”[3], sea el factor cautivante que nos conmina a enfrentar esta singular constelación doctrinaria.

Roxin es “Adán” y Jakobs es “prometeo”:

Cuenta la literatura universal que Adán renegando el mandato divino, comió del árbol prohibido. Desafió a su Dios y a su manera fue en busca del conocimiento, más cuando fue increpado por su actitud,intentó deslindar responsabilidades en la mujer, pero finalmente se arrepintió. Prometeo, le “robó” el fuego a los Dioses, allí estaba el conocimiento, y al darle alcance los Dioses y recriminarle ese obrar, Prometeo no se arrepintió[4].
Durante centurias, los cultores del Derecho Penal, han edificado una suerte de paradigma que, en más o en menos, gira en torno a la hoy exhausta “teoría deldelito y teoría del bien jurídico protegido”. Una especie de “totem” incuestionable, insuperable, incalumniable, indubitable e inmanente.
Roxin alcanzó a cuestionar el andamiaje de la dogmática. Propició una ciencia penal “abierta” y “cuestiones de política criminal”, superando así vetustos esquemas, y auspició “una pena con un fin” rehabilitador. Se dio tiempo para reelaborar la teoría de laimputación objetiva, propulsar su tesis sobre autoría mediata y consolidar la idea del “dominio del hecho”. No eran poca cosa sus ideas, y esto le mereció finalizar el siglo tal vez, con el mayor prestigio conocido[5]. Pero cuando tuvo que definir lo “distinto” lo “radicalmente novedoso”, Roxin, cual Immelmann[6] no partió, se quedó en el sistema”. Y así, a modo de aceptación... fue Adan.
Jakobs,tenía tras de sí la sombra de su querido maestro: Hans Welzel[7], y por delante el prestigio de Roxin. Con cabalgadura de acero y paso firme, Günther Jakobs, desde la década del 90[8] ilumina como un meteoro el firmamento de la dógmática, aquella a la que enriquece con una nueva concepción que habla de “competencias”, “roles”, “significado”, “normas”, etc
.
“Peregrino a la Meca”... del DerechoPenal

Jakobs no conjuga el verbo “claudicar”. Sabe que “debe poner la proa visionaria hacia una estrella y tender el ala hacia tal excelsitud inasible, sólo así, afanoso de perfección y rebelde a la mediocridad, llevará entonces el resorte misterioso de un ideal”[9].
En un largo “camino a casa”, el maestro de Bonn ya ha recorrido Latino América más de un par de veces, amén de reiteradasincursiones en España.
El verano del año 1994, lo recibió por estas latitudes, dejando su impronta en la Universidad Externado de Colombia. Desde entonces su producción fue prolífica, como así también sus viajes.
Una tenue aceptación en Alemania, lo inclina a pensar en el adagio “nadie es profeta en su tierra”, más, a poco de escudriñar la evolución de la dogmática jurídico penal, el optimismo...
tracking img