Derecho a la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11127 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La dignidad humana y el respeto por la vida.

La concepción espiritualista de lo humano dice que si no hay alma no hay vida, pues la materia, de por si, es pura potencia. Consecuentemente, si no hay alma espiritual tampoco habría vida humana, porque lo específicamente humano es el pensamiento, imposible de explicar por la materia, al ser superior a ella y trascenderla. Esto esta avalado por elhilemorfismo aristotélico, por tanto se trata de una verdad inicialmente científica.
La existencia de un alma espiritual en el hombre, ser material, se deduce de su vida intelectual que supera esencialmente las dimensiones de la materia.
Existe un alma racional y espiritual; esta afirmación se convertirá en el fundamento y la clave para definir la dignidad de la vida humana.

El espíritu da alhombre la dignidad y superioridad:

“El Hombre, dotado de alma espiritual, fue colocado por Dios en la cima de la escala de los vivientes como príncipe y soberano del reino animal” – Pío XII

Esta verdad postula no sólo que el hombre deba ser absolutamente preferido a todos los demás seres materiales, exige también, su total orientación al fin último, el cual supera todos los demás finessubordinándolos a él, incluyendo los mismos fines inmanentes de la naturaleza humana.
Pero la vida humana no es solamente la entidad del alma; abarca alma y cuerpo; existe una interacción continua o mutuo influjo entre ambos. El hombre llega a al existencia justamente a través de esta unión. La vida humana propiamente dicha no puede ser anterior a la infusión del alma con el cuerpo, ni es agregadodel cuerpo: comienza a existir con la misma formación del cuerpo. Y cuando ha sido comunicada ya nunca mas podrá ser totalmente destruida: posee una parte inmortal, el alma. Debemos agregar, por fin, que la existencia del alma separada de su propio cuerpo, en el momento de la muerte, es una existencia disminuida, provisoria, destinada a brotar de nuevo en una plenitud total del alma y cuerpo en laresurrección de los muertos; verdad proclamada por los cristianos en el Credo.

El origen y la naturaleza del alma humana:

Si bien a lo largo de la historia se difundieron diversas teorías acerca de la creación del alma humana muchas de las cuales contradecían al Magisterio de la Iglesia es ajeno a mi propósito profundizar en cada una de ellas, ya que además fueron refutadas por el mismoMagisterio.
Me interesa abocarme a la teoría que la mayoría de los Católicos creemos: “La creación directa e inmediata del alma por Dios”.
Para ello es importante saber, por las consecuencias implicadas en la relación con el valor y la dignidad del hombre, saber si esta doctrina debe ser considerada verdad de fe definida por el Magisterio de la Iglesia. Ello nos ayudará a entender las perspectivasen que debemos colocarnos para juzgar las exigencias morales limitativas de la intervención tecnicocientífica, la investigación y la experimentación sobre organismos humanos.
El Magisterio de la Iglesia, único interprete plenamente autorizado de la Tradición, se manifestó siempre favorable a esta doctrina, considerada segura y apta para responder a todos los interrogantes. Es el contextobíblico, sobre todo el Nuevo Testamento, el que indujo a la mayor parte de los Padres y teólogos a concebir el origen del alma humana por una intervención divina especial.
El fundamento de la naturaleza y superioridad del hombre sobre todas las demás criaturas materiales, la dignidad de su vida y la inviolabilidad de su derecho a ella surgen de esa verdad básica, poseedora de un sólido apoyo científico- filosófico.

Nuestros padres biológicos, al proporcionar los elementos con los cuales Dios construye la vida, son solamente sus cooperadores en ínfima medida, ya que no pueden ser instrumentos para la creación del alma, lo principal de la naturaleza humana. No son ellos quienes, en realidad, nos otorgan la vida, pues no somos meros animales sino hombres. La acción divina tiene un papel...
tracking img