Derechos humanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3577 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El show de la muerte - linchamiento ocurrido en Chinchina A partir de un linchamiento ocurrido en Chinchina, la autora reflexiona acerca de la labor periodística; sobre la responsabilidad de los medios a la hora de afrontar hechos e imágenes de tal crudeza. Propone un cubrimiento global de la noticia y aboga por la abolición de las notas ‘amarillistas’ en donde no existe una noticia sino unespectáculo sórdido y descarnado. Autor/Fuente: Adriana Villegas Este Emilio tiene dos propósitos: informarles que estoy de vuelta en Semana y compartir con ustedes un texto de una amiga sobre las imágenes que transmitió RCN sobre el asesinato de un zapatero en Chinchiná. En Semana voy a trabajar con Alejandro Santos en informes especiales y, buenos, por acá a la orden para lo que pueda ser útil. Eltexto de Chinchiná fue escrito por la colega Adriana Villegas. Ella es corresponsal de El Espectador en Manizales, profesora de Comunicación en dicha ciudad y estudiante de Derecho. Además, Adriana cubrió los hechos sobre los que reflexiona en estas líneas que, por lo demás, se defienden solas. Son un gran aporte para una discusión que no podemos dejar en el tintero ni guardar en el baúl del olvido.Un saludo para todos y ojalá sigamos trabajando por este país. Vale la pena hacerlo porque, como dicen los chinos, "siempre es mejor encender un fósforo, que maldecir en la oscuridad". Andrés Grillo D. EL SHOW DE LA MUERTE En vida, Jorge Evelio Cardona Llanos no llegó a ser lo que se conoce como Un Hombre Importante. El quinto hijo de Rosa Cándida dedicó gran parte de sus 37 años al oficio de lazapatería, a cuidar a su mamá y a ver televisión, pues nunca se casó ni se interesó por la parranda. En otras palabras, era un hombre común y corriente, de esos que rara vez salen por la televisión. La fama le llegó con la muerte. A Jorge Evelio lo lincharon frente a la Alcaldía de Chinchiná, su pueblo natal, en momentos en que trataba de apaciguar a unos manifestantes que intentaban destruir apedradas el edificio de la Alcaldía. Un hombre robusto no estuvo de acuerdo con su pacífica propuesta y decidió darle un golpe con un palo. Luego otro grupo de manifestantes le dio numerosas patadas y finalmente recibió una puñalada en la espalda que le perforó el pulmón. Todo ocurrió en cuestión de segundos y ante la mirada atónita de más de 300 personas, entre ellos algunos policías y variosperiodistas, que se quedaron inmóviles y perplejos por la brutalidad de los golpes que la horda le propinó. Jorge Evelio falleció minutos más tarde y su muerte habría pasado inadvertida si no es porque en el lugar se encontraban algunos periodistas que lograron captar las imágenes de lo ocurrido. Las imágenes sobre la muerte de Jorge Evelio suscitan dos tipos de reflexión: la primera tiene relación conel comportamiento de las multitudes. ¿Qué hace que los seres humanos pierdan el miedo y la dimensión de sus actos cuando actúan en masa? Los familiares de Jorge Evelio dicen que conocen a algunas de las personas que golpearon a su hermano y que hasta donde ellos saben se trata de "gentes de bien". La violencia inusitada que se generó en cuestión de segundos en la plaza de Chinchiná es la que aveces explota en los estadios y en otros sitos de concurrencia masiva, en los que la gente saca "el animal que lleva dentro" y comete actos agresivos que en su ambiente íntimo y familiar jamás imaginaría.

Dentro de este tema merece especial análisis el comportamiento de la gente que presenció el linchamiento de Jorge Evelio. Es muy fácil decir: "Si yo hubiera estado ahí habría gritado o mehabría tirado a salvarlo". La verdad es que la agresividad de unos pocos y lo inusitado del hecho paralizó al resto de los presentes, incluidos a los policías. Nadie intentó salvarle la vida al zapatero pero tampoco nadie se retiró del lugar. Todos se quedaron mirando la brutalidad del hecho, y la escena no deja de parecerse a la del circo romano o la corrida de toros, en la que todos saben quién...
tracking img