Derechos y libertades del constitucionalismo historico español

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2270 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DERECHOS Y LIBERTADES EN EL CONSTITUCIONALISMO HISTORICO ESPAÑOL El proceso constitucional español comienza en 1808 con el llamado Estatuto de Bayona que en realidad es una carta otorgada por Napoleón, aunque con el refrendo de un Consejo de Notables españoles designados y convocados por el propio Napoleón. Su fracaso se explica en razón del carácter “intruso” del nuevo monarca y lasituación de guerra en que se origina. No obstante tiene el m´erito de ser la primera vez en que se proclaman los derechos ciudadanos, lo que supone un gran paso adelante respecto a la situación anterior de absolutismo. Su carácter de “otorgada” explica el que para la mayoría de los tratadistas sea la Constitución de 1812 la primera de que ha disfrutado nuestro país. Fue aprobada y redactada por losdiputados libe rales reunidos en Cádiz a partir de 1810. Sus elementos mas importantes son: El reconocimiento de la soberanía nacional y la división de poderes, de forma que el monarca, Fernando VII, que vivía exiliado, únicamente ejercía el poder ejecutivo. Es una Constitución muy amplia,( 384 artículos), estuvo vigente en tres momentos de nuestra historia: entre 1812 y 1814, entre1820 y 1823,y en 1836.Tras la muerte de Fernando VII se promulga el Estatuto Real de 1834, que supone una solución de compromiso entre el antiguo régimen y el Estado Liberal. Se trata de otra carta otorgada que consta de 50 artículos únicamente distribuidos en cinco títulos. A raíz de la revolución de 1836 y tras un breve periodo en que estuvo en vigor la constitución gaditana, seaprobó una nueva, la de 1837, de carácter progresista. Establece el sufragio censitario, el rey ejerce el poder ejecutivo, pero cuenta con derecho de veto a las leyes aprobadas por el legislativo. Una de las razones por la que se consideraba progresista es porque elude toda declaración sobre la religión, en cambio, la de Cádiz y el Estatuto Real proclamaban la confesionalidad del Estado.Tras un nuevo golpe de estado llegan los moderados al poder, derogan la Constitución de 1837 y una comisión presidida por Donoso Cortés redacta un nuevo texto que se aprueba en 1845. Las principales novedades son la sustitución de la soberanía nacional por una compartida entre La Corona y Las Cortes, se restringe aún más el derecho de sufragio y aumentan las competencias del Rey. Por otro lado nose especifican los derechos de los ciudadanos, sino que, se regulan y sujetan a Leyes posteriores. De nuevo se hace una declaración formal de confesionalidad, con exclusión de otros cultos distintos del católico. En 1852 estuvo a punto de sufrir una reforma drástica a manos de Bravo Murillo y en 1854 fue suspendida por los progresistas a su paso por el poder. El proyecto de 1856siguió las líneas maestras de la Constitución de 1837, recogía todos los dogmas del progresismo: soberanía nacional, libertad de prensa, tolerancia religiosa… pero no llegó a implantarse. La revolución de 1868 es el preludio de otra Constitución, la Constitución Democrática de 1869, la cual implanta, una monarquía democrática, soberanía nacional sin concesiones a la Corona, sufragio universalmasculino, proclamación de derechos individuales absolutos e ilegislables, supeditación del poder ejecutivo al legislativo, libertad de conciencia y de cultos. Durante este agitado periodo del Sexenio Revolucionario hubo otro proyecto de Constitución: la “non nata” de 1873, de carácter republicano y federal, donde la soberanía es compartida por el Presidente y las Cortes y donde se rompe porprimera vez con el Estado unitario. No llegó a entrar en vigor. Pasado el periodo revolucionado, Cánovas del Castillo inspiró un nuevo texto de carácter conciliador: la de 1876. Según Jover esta Constitución intentó recoger las tendencias políticas que se habían manifestado como las más importantes en todo el Siglo XIX. Mantiene el sufragio universal masculino, aunque la soberanía...
tracking img