Desafíos y retos de la enseñanza de la filosofía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7882 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desafíos y retos de la enseñanza de la filosofía.


“Quien mira el mundo racionalmente, lo ve racional” aseguraba Hegel; y, con toda lógica, seguía afirmando que el movimiento que tiende a la razón, la historia de la filosofía, acaba por alcanzar su objetivo: una explicación racional del mundo.
Desde esas coordenadas, está claro que un curso de introducción a la filosofía consisteen enseñar al alumno el camino riguroso de su fundamentación, a partir de la cual, introducido en el saber, recorre los conocimientos obtenidos a lo largo de más de dos mil años de cultura racional europea sistematizada en torno a la naturaleza física, el espíritu subjetivo y el espíritu objetivo, esto es, la sociedad y sus instituciones. La filosofía es considerada como una tendencia al saberque ha logrado su objetivo; y el saber logrado sólo puede ser sistemático.
Lo que ha pasado desde 1830 es que esta visión tan coherente y tan lógica del mundo, y de la propia filosofía, se nos ha hecho tan difícil de refutar como imposible de asumir. El pensamiento filosófico posterior es, en cierto modo, la historia del desarrollo de esa antinomia. Pero no pretendo trazar una visiónpanorámica, sino más bien centrarme en los aspectos de la cuestión que llevan a preguntarse si, en estas condiciones, es posible enseñar filosofía, y cómo.
Esta pregunta encierra sus peligros dentro y fuera de la institución educativa; la generalizada opinión de que la filosofía “no sirve para nada”, junto con la idea de que el sistema educativo debe formar ciudadanos productivos, es decir, sereshumanos competentes en el funcionamiento del sistema económico y el sistema político, hace que la pervivencia de la filosofía en los planes de estudios preuniversitarios esté en permanente peligro. Si confesamos de entrada que la filosofía no es una ciencia sistemática, carece de aplicaciones productivas y, lo que es más, introduce la duda y el debate acerca de la identidad personal, el vínculosocial y sobre los valores en que se asienta el sistema político, parecerá que damos argumentos para su definitiva marginación; ni el estado ni los particulares se sentirían tentados a pagar por el ejercicio profesional de una tal actividad, y menos si sus hijos van a ser las “victimas” del experimento. Veamos, para empezar, las razones de quien quiere suprimir la filosofía del currículo académico.I


Las sociedades actuales tienen una estructura compleja, cuyo funcionamiento “normal” requiere el trabajo de profesionales muy cualificados de todo tipo (médicos, jueces, ingenieros, técnicos, etc.), que compaginan el ejercicio de su función con la constante actualización de conocimientos y, en general, reciclajeprofesional. El avance de los saberes y las técnicas aplicadas es tal que la formación inicial queda obsoleta en pocos años y la necesidad de reciclaje se convierte en permanente. Vivimos una sociedad cuyo funcionamiento ordinario es muy sofisticado y, sin técnicas, o con malos profesionales, sencillamente se colapsaría su funcionamiento ordinario. El imperativo de adaptación es --y ha de ser— muyfuerte, para que todo se limite a funcionar, a ir tirando, como hasta ahora.
Y esa afirmación es cierta tanto por lo que se refiere al sistema económico, como al sistema político y sus instituciones que regulan la convivencia, o al sistema de comunicación masiva que configura las conciencias.
Hay que reiterar ahora la pregunta: si la filosofía no es un saber funcional, ¿Cuál es su espacioen una sociedad como ésta?
Es bueno recordar que no toda filosofía, ni en todo momento de su historia, ha funcionado socialmente como un saber crítico. Algunas filosofías, en algunos momentos históricos, han funcionado, si quiera sea parcialmente, como legitimación de algún orden social y político establecido; p.e., el tomismo en el siglo XVI en los países católicos, las lecciones de...
tracking img