Desafíos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 55 (13691 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El fin de un siglo y el comienzo de uno nuevo, lo que en este caso también es el principio de un nuevo milenio, se prestaron no sólo a un inventario de oportunidades y recursos, sino también a un balance de dónde están las cosas, en el punto al que hemos llegado. Al tratar de esbozar un perfil del camino por delante en la misión Cristiana, encuentro que como Cristiano en 1999, tengo una forma demirar la realidad, cimentándola en la memoria y la experiencia de mi propia generación Cristiana: estoy de pie sobre un suelo, que representa el trabajo sacrificado de muchas generaciones misioneras que nos han precedido.
El balance de ese trabajo misionero, ha sido positivo a pesar de las paradojas de este siglo. Increíbles proezas científicas y tecnológicas, han ido de la mano con la regresióna formas refinadas de crueldad y barbarie en las revoluciones y guerras totalitarias. La comunicación rápida y eficiente que ha convertido al planeta en una aldea global, ha estado a la par con la intolerancia y el tribalismo que impiden la coexistencia pacífica de las personas que han sido vecinas por siglos. En un movimiento implacable de urbanización, las ciudades con su acumulación sofisticadade intelecto, riqueza y servicios educativos y médicos, han atraído a las masas; pero la misma avaricia, injusticia y abuso, que fueron las señales de las estructuras feudales en el mundo rural, han tornado los corazones de estas ciudades al convertirse en una jungla de concreto y asfalto, donde los humanos viven en alienación y desesperanza. Sin embargo, en medio de estos procesos que reflejantan bien la naturaleza caída de los seres humanos, la misión Cristiana ha avanzado en este siglo y el balance es positivo para la causa del reino de Dios. Pienso que es apropiado, tratar de expresar sólo algunas convicciones que provienen de la reflexión acerca de este balance positivo de la centuria, que está llegando a su fin

3
El Escenario global y el inicio del siglo
Samuel Escobar

25 26

ESTABLECIENDO EL MACRO CONTEXTO DE LOS TEMAS PRINCIPALES

Estas son algunas de las notas de lo que implica ver al mundo, desde mi postura misionera. Estas son las notas de lo que yo podría llamar, una perspectiva evangélica sobre las misiones, como las ve un misionologista Latinoamericano.

Un evangelio traducible.
Comienzo con doxología y gratitud a Dios, por el misterio y la gloriadel evangelio. Los hechos misioneros de nuestro tiempo, me han hecho tomar una pausa, en asombro. Jesucristo, el Hijo encarnado de Dios, es la esencia del evangelio, que como semilla potente, ha florecido en mil plantas diferentes. Podemos nombrar un lugar y un tiempo en la tierra, en el cual Jesús ha vivido y enseñado. En otras palabras, podemos situarlo en una cultura particular y en un momentoespecífico de la historia. “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” en Palestina, durante el primer siglo de nuestra era. Después de esto, la historia de Jesús se ha movido de cultura en cultura, de nación en nación y de pueblo en pueblo, pero algo extraño y paradójico ha ocurrido. Aunque este Jesús era un campesino de Palestina, en todos los lugares en los que fue recibido, amado yadorado, la gente de cientos de culturas y lenguajes, ha llegado a ver la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. Más aún , han sentido que Él les “pertenece”, o como ellos dicen: “Jesús es uno de nosotros”. Al final de este siglo, la Iglesia global está más cerca que nunca de esa visión del vidente del Apocalipsis: “...una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus ypueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero” (Apocalipsis 7:9). No puedo sino asombrarme ante el hecho, que el mensaje de Jesucristo es “traducible”. Esto significa que el evangelio dignifica cada cultura, como un vehículo válido y aceptable de la revelación de Dios. A la

inversa, esto también es relativo cada cultura; no existe ninguna cultura “sagrada” o...
tracking img