Desde elorza con amor...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1022 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Viernes, 12 de Mayo de 1.933 05:38AM


Tras el frío de la noche Apureña, Antonio De Jesús Guaramato Sarmiento* camina en medio de recuerdos de un pasado pleno de felicidad y armonía, va decidido a brindarse la que tal vez sea la última ducha en la que hasta esa mañana y durante 19 años fue su Casa... la vida de Antonio no era fácil, era exactamente igual a cualquier otro habitante de Elorza(Pueblo Venezolano localizado en las cercanías de la frontera con Colombia), alli los días se pasaban entre coplas y sembradíos de yucas y papas, con excasas lochas en sus bolsillos el sueño de Antonio era aventurarse a viajar hasta la añorada y perfecta Ciudad Capital "Caracas", esa Caracas de la que le hablaban sus amigos cuando regresaban de largos periplos en medio de la Cordillera Central,aquella Súltana Del Ávila de la que todos hablaban y a la que amaban hasta los Perros... El agua fría salía con lentitud de aquel chorro de metal lo que le decía a Antonio que cada vez se acercaba más y más ese momento mágico en el que tomaría un camión con destino a San Juan De Los Morros y de ahi hasta la Capital...


Se asoma tras las habitaciones y ahi estaba Mae durmiendo con su padrastro(nunca conoció a su verdadero padre: según María Tere, su madre, ese Señor nunca existió), el perro tucusito durmiendo pero atento a cada movimiento a su alrededor, cuadros de la Educación primaria, una foto del Benemérito, y como no, un cuadro de Simón Bolívar "el que todo lo libertó" el reloj suena en medio de la mañana mientras el Sol despierta poco a poco en medio de la hermosa llanuraVenezolana... sólo queda una nota de despedida, algunas lágrimas y un pocillo con café a medio llenar en el que por muchos años fue el escritorio de Cheíto...


Asi se fué, tras un tiempo Cheo llegó a la Capital y con él, llegaron sus sueños de Futuro, de Esperanzas, de una Familia Digna sin tener que estar en la vergonzosa tarea que, según él, era el Sembrar Yucas y cosechar el maíz en la Hacienda de suTío Pedro José el cual el envidiaba por tener tanto dinero y viajar a cuanto hueco el deseara mientras Cheo debía quedarse en Silencio tomando Jugo de Caña en el Caney de su Tío... Todo era maravilloso en Caracas, de hecho, aunque habían pocos circulando, el hecho de ver Aparatejos de Metal moviéndose en reemplazo de Carretas hacían creer a Cheo que el estaba en el mismísimo Paraíso Terrenal,Mucha gente, todo giraba en torno a la Plaza Bolívar, rumores de Guerra en España, y no salía de su asombro al tener en sus manos tabloides de papel donde le indicaban las noticias del día anterior y un análisis despectivo de lo que sucedería en el día de hoy...


Con el pasar de los años Cheo veía que la Ciudad Capital no era otra cosa más que una enorme selva de cemento en la cual era muy difícilsobrevivir sin un empleo digno el cual, según el, no poseía ya que era un Mensajero de un Instituto Telegráfico ubicado en una esquina del centro conocida como Carmelitas, y con un fuerte diario como sueldo no consideraba que era un ciudadano digno de visitar la Casa de Misia Jacinta, corría entonces el año de 1.953, eran ya 20 años los vividos en la Caracas de Marcos Peréz Jimenéz, con Italianosy Españoles construyendo una carretera para coches de altas velocidades que comunicaría Caracas con el Puerto de Maiquetía... eran 39 años en la vida de Cheo, vivía en terrenos cercanos al Hipódromo de Roca Tarpeya con una joven llamada Manuela Soto, la cual se ecnontraba desempleada...


Con el pasar del tiempo Cheo vivió decepciones y se preguntaba a si mismo por que no se quedó sembrando ycosechando en la Hacienda de su ya fallecido Tío Pedro José, a los 59 años Cheo se daba cuenta de que la Capital al final de todo le brindó más tristezas que alegrías, le brindó la tristeza de ser negado en una sociedad que empezaba a saturarse de gente, de hombres y mujeres viviendo en lo alto de montañas donde la vida cada día se hacía más dura... 1 de Enero de 1.984, son ya 70 años, sin...
tracking img