Destejiendo el arco iris

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 513 (128127 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Título original: Unweuving the Rainbow

1' edición: enero 2000

© Richard Dawkins, 1998

© de la traducción: Joandoménec Ros, 2000 Diseño de la cubierta: BM Reservados todos los derechos de esta edición para Tusquets Editores, S.A. - Cesare Cantü, 8 - 08023 Barcelona ISBN: 84-8310-669-8 Depósito legal: B. 710-2000 Potocomposición: David Pablo Impreso sobre papel Offset-F Crudo de Papeleradel Leizarán, S.A. Liberdúplex, S.L. - Constitución, 19 - 08014 Barcelona Impreso en España

índice
P. 9 17 31 55 83 99 131 163 197 227 251 273 303 Prefacio 1. La anestesia de la familiaridad 2. El salón xle los duques 3. Códigos de barras en las estrellas 4. Códigos de barras en el aire 5. Códigos de barras en el estrado 6. Embaucados por la fantasía de las hadas 7. Destejiendo losobrenatural 8. Enormes símbolos nebulosos de un romance elevado 9. El cooperador egoísta 10. El libro genético de los muertos 11. Volviendo a tejer el mundo 12. El globo de la mente Apéndices 333 343 Bibliografía índice onomástico y de materias

Para Lalla

Prefacio

Un editor extranjero de mi primer libro {El gen egoísta, 1976) me confesó que después de leerlo no pudo dormir durante tres noches;hasta tal punto llegó a perturbarlo su, para él, frío y desolado mensaje. Otros me han preguntado cómo puedo soportar levantarme de la cama cada mañana. Un profesor de un país lejano me escribió una carta llena de reproches en la que me contaba que una alumna se le había presentado llorando después de haber leído el mismo libro, porque se había convencido de que la vida era vana y carecía depropósito. El profesor le aconsejó que no mostrara el libro a ninguno de sus amigos, por miedo a que se contaminaran del mismo pensamiento nihilista. Acusaciones similares de desolación estéril, de promover un mensaje árido y lúgubre, se lanzan con frecuencia contra la ciencia en general, y a los propios científicos les cuesta poco subirse al mismo carro. Mi colega Peter Atkins concluye su libro Lasegunda ley (1984) de esta guisa: Somos hijos del caos, y la estructura profunda del cambio es la degradación. En el fondo, sólo existe la corrupción y la imparable marea del caos. No hay finalidad; hay tan sólo dirección. Ésta es la cruda realidad que tenemos que aceptar si escudriñamos con profundidad y de forma desapasionada el corazón del universo. Pero esta conveniente depuración decualquier propósito edulcorado y falso, este laudable realismo en detrimento del sentimentalismo cósmico, no debe confundirse con la pérdida de la esperanza personal.

Aunque presumiblemente no exista finalidad alguna en el devenir del cosmos, ¿quién de nosotros ligaría sus esperanzas personales al destino último del universo? Nadie en su sano juicio haría algo así. Nuestra vida está gobernada portodo tipo de ambiciones y percepciones humanas, más cercanas y cálidas. Acusar a la ciencia de robarle a la vida la calidez que la hace digna de vivirse es una equivocación tan ridicula, tan diametralmente opuesta a mis propios sentimientos y a los de la mayoría de científicos en activo, que casi me veo abocado a la desesperación de la que injustamente se me responsabiliza. Pero en este librointentaré una respuesta más positiva, apelando al sentido de lo maravilloso que hay en la ciencia, porque es muy triste pensar en lo que estos quejosos y negativistas se están perdiendo. Ésta es una de las cosas que el malogrado Cari Sagan sabía hacer muy bien, y por ello lo echamos de menos. El asombro reverencial que la ciencia puede proporcionarnos es una de las más grandes exp eriencias de la quees capaz la psique humana. Es una profunda pasión estética comparable a la música y la poesía más sublimes. Es, ciertamente, una de las cosas que hacen que valga la pena vivir, y lo hace de manera más efectiva, si cabe, al convencemos de que nuestro tiempo de vida es finito. Mi título procede de Keats, quien creía que Newton había destruido toda la poesía del arco iris al reducirlo a los colores...
tracking img