detente tierra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (890 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
“¡DETENTE, TIERRA!”
El popular escritor inglés Herbert Wells tiene un relato Fan¬tástico sobre cómo un oficinista hacía prodigios. Este era un joven de no mucha inteligencia, pero que por uncapricho de la suerte tenía la virtud sorprendente de que en cuanto expresaba cual¬quier deseo, éste se cumplía en el acto. Sin embargo esta virtud, tan seductora al parecer, no le trajo a su poseedor ni asus seme¬jantes más que disgustos. Para nosotros es bastante instructivo el final de esta historia.
Después de una prolongada juerga, el oficinista de los prodi¬gios, que temía llegar a su casa demadrugada, pensó aprovechar su poder para alargar la noche. Pero, ¿cómo hacerlo? Había que mandar a los astros que se parasen en el firmamento. El oficinis¬ta no se decidió a realizar esta hazaña degolpe. Entonces su amigo le aconsejo detener la Luna. Él la miró atentamente, lo pensó y dijo:
- Me parece que está demasiado lejos para esto-… ¿qué piensa?
- Por probar nada se pierde -insistió Madin- (que así se llamaba el amigo Y. P.). - Si no se para, haga usted que deje de girar la Tierra. No creo que esto perjudique a nadie.
- Verdaderamente -dijo Fotheringay (el oficinista.Y.P.)- Puedo probar.
Adoptó una postura imperativa, alzó los brazos sobre el mundo y dijo solemnemente:
— ¡Detente, Tierra! ¡Deja de girar!
No llegó a terminar la frase, cuando él y suamigo volaban ya en el espacio a una velocidad de varias docenas de millas por minuto.
Esto no le impedía seguir pensando. En menos de un segundo razonó y se dijo a sí mismo:
— Pase lo que pase, loque hace falta es que yo salga vivo y sano.
Hay que reconocer que este deseo fue expresado a tiempo, porque unos segundos después cayó sobre tierra recién removida y junto a él, sin causarle daño,pasaban piedras, trozos de ca¬sas, objetos metálicos ...; pasó volando hasta una pobre vaca, que se destrozó después al chocar contra la tierra. El viento sopla¬ba con una fuerza terrible; él no podía...
tracking img