determinismo cultural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 66 (16393 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL BASILISCO, número 4, septiembre-octubre 1978, www.fgbueno.es

ARTÍCULOS

DETERMINISMO CULTURAL
Y
MATERLA^LISMO HISTÓRICO
GUSTAVO BUENO
Oviedo

I. PROGRAMA DE NUESTÍIO ANAUSIS
unibales y Reyes. El origen de las culturas, es
ia obra madura, de síntesis, de un antropólogo profesional (que no de un filósofo
profesional), Marvin Harris (1). En ella, el
en otro tiempo profesor deAntropología
>de la Universidad de Columbia, acomete
una audaz tarea: la de bosquejar las líneas
maestras de una concepción general acerca de las claves del
origen y desarrollo de las culturas humanas, desde el
Paleolítico hasta la Revolución Industrial.
La concepción general que en este libro se nos ofrece, así como sus múltiples aspectos o hipótesis particulares, no han salido de la nada, nison gratuitas. Sin me.noscabo de su originalidad -y aún como condición de
ella-, Marvin Harris incorpora explícitamente en el diseño general de su obra (de un modo que recuerda estilísticamente a la Antropología de Cassirer, tan distinta sin
embargo, en cuanto a inspiración, de la obra de Harris)
numerosas teorías e hipótesis particulares (por ejemplo,
las de Wittfogel, sobre los «Estadoshidráulicos»; la de
Morton Frie, sobre los «Estados prístinos»; los análisis
de Chagnon sobre los yanomanos, etc.) y el tejido de
conjunto se lleva a efecto dentro de una precisa orientación antropológica: aquella orientación que podríamos
designar como «naturalismo» -tan característica de los
antropólogos anglosajones (desde Darwin, y sobre todo,
Herbert Spencer, hasta los antiguos funcionalistas,o
autores como Darlington) y que Marvin Harris designa

(1) Marvin Harris. Canibals and Kings. The origins of the cultures. Random House, Inc., 1977. Traducción española de Horacio González
Trejo. Barcelona, Argos Vergara, 1978. 286 páginas.

(en la línea de Michael Harner, pero también Malcolm
Webb, o Colin Renfrew) como determinismo cultural. En
el marco de esta tradición antropológicanaturalista,
Marvin Harris nos ofrece una construcción de conjunto
original, notable además por el radicalismo de sus
posiciones (de ahí su claridad) y por la fidelidad a sus
axiomas (de ahí su coherencia).
Una construcción expuesta además con una brillantez inusitada, en sus formulaciones felices, en el material
interesante utilizado. Una brillantez, sin duda, muy cuidada (retóricamente) ycalculada en sus efectos apelativos y
didácticos: bastaría fijarse en las titulaciones de los capítulos, pensadas como si fueran títulos de novelas («Las
proteínas y el pueblo feroz», «El reino caníbal», «El
cordero de la misericordia», «La trampa hidráulica»,
«Carne prohibida», «Asesinatos en el Paraíso»), en la
meditada secuencia de los mismos (secuencia que sigue
un orden históricoglobal, que se demora en capítulos
monográficos, como en estampas ilustrativas -los aztecas,
los hindúes-), en las fórmulas irónicas y efectistas, pero
también eficaces dentro de la argumentación: «seguramente el pueblo que fué capaz de imaginar cómo era el
rostro de Traloc era capaz de imaginar que sus dioses
eran apasionadamente aficionados a los menudillos de
pavo y a los corazones de perro»(cap. 10); «la cuestión
que merece destacarse a propósito de los cánones del
Concilio de Laodicea, 363, que prohibían a los cristianos
las prácticas de los ágapes es que el valor nutritivo de la
comunión es virtuaknente nulo, haya o no transustanciación» (ibid.); «incluso es posible que el cristiano fuera
más el don del cordero en el pesebre que el del niño
que nació en él» (cap. 9). «En elsiglo XVIII el Gobierno no podía sustentar el costo de criar a los niños hasta
la adultez y rápidamente las inclusas se convirtieron, de
hecho, en mataderos, cuya función primordial consistía
EL BASILISCO

EL BASILISCO, número 4, septiembre-octubre 1978, www.fgbueno.es

en legitimar la pretensión del Estado al monopolio del
derecho a matar» (cap. 15).
El libro de Harris se nos presenta...