Dia de la tradicion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1829 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las tradiciones atesoran la memoria de una cultura. De ahí la necesidad de recrearlas y evocarlas para conocer a través de ellas las riquezas espirituales del pueblo. Resulta la forma más eficaz y coherente de salvar nuestra personalidad nacional ante la amenaza de disgregación por parte de una globalización empeñada en llevar al naufragio la identidad histórica del pueblo argentino, en procurade nuevas –y antiguas- servidumbres morales y materiales.
Recordamos por eso al Día de la Tradición, instituido en homenaje al natalicio de José Hernández (10 de noviembre de 1834), con dos poemas evocativos.

Antonio Cruz
(poeta popular santiagueño, contemporáneo):
Canto Hernandiano (fragmento)
En este mundo moderno
que no respeta la historia,
y mengua la justa gloria
del criollo gauchoargentino,
sólo nos queda el camino
de no perder la memoria.
Como dice el Martín Fierro
el gaucho vive penando;
tan sólo de vez en cuando
tiene el pobre una alegría,
por eso quiero este día
honrar su gesta cantando.
Ni mandinga con su fuerza
ha de lograr aplacarme,
yo habré de saber jugarme
con mi razón más sentida.
¡Teniendo un soplo de vida
no hay lazo que pueda atarme!
[...]Nuestro glorioso pasado
guarda muchas enseñanzas,
y yo tengo la esperanza
de que en cada corazón
reviva la tradición
hecha canto y añoranza.
Recuperemos la patria,
defendamos nuestra esencia.
No destruyamos la herencia
ni los honrosos blasones,
si mueren las tradiciones
quedaremos sin querencia.



José Pedroni:
El gaucho

Quisiera haber vivido mucho tiempo antes,
en nuestrahora prima, en nuestro día madre,
sólo para conocerte,
gaucho que cantabas con toda la sangre,
con todos los pájaros libres en la boca,
como ya no canta nadie,
nadie en el mundo, nadie, nadie.
Quisiera haber vivido en tu primer instante,
antes de la entrega de la pampa,
antes del encierro de los árboles.
Haber vivido en el alto mediodía de tu lance.
Haber corrido tu mañana,desandado tu tarde,
ambulado tu ocaso tras la voz del caracol del mate.
Río blando de boca, para orillar, errante,
y un puñal en el cielo, hecho de estrellas,
cada noche, al echarme.
Un puñal, una cruz, donde pensar en alguien.
Quisiera haber vivido en tu día grande,
el del rastreo de la libertad, la selva por delante.
Mía tu doma; mío tu duelo salvaje;
mío tu oído en la tierra;míos tus ojos en las altas aves.
Haber tenido tu pulso para la sed, para el hambre.
En la boca sin miedo, ante el desierto,
tu grito penetrante.
Quisiera haber estado en todas las pulperías
junto a la guitarra amante
-voz, cintura y entrega de mujer entrañable-;
en todas las pulperías, sólo para esperarte;
sólo para abrirte cancha;
sólo para gritar ¡qué cante!, sólo para oírtecantar;
sólo para verte ir, libre, a cualquier parte:
la luna en tus virolas; en tu cuchillo el sol que nace;
en tu pañuelo al cuello, enjugada, la sangre.
Mía tu luz en la cara; mía tu esgrima en el aire;
mío tu numen; mío tu arte.
Antes del encierro de la aguada, donde,
entre junco y ave,
alguna vez te proyectó el ocaso, montado y con amante.
Antes del alambre con uñas, desgarradorde carnes.
Yo no tendría ahora este dolor cobarde.
Dormiríamos juntos, bajo la tierra madre.
¡Gaucho!
Gaucho que estás en todas partes, en la tierra,
en los árboles, en toda pisada de caballo,
en todo vuelo de ave...
¡Gaucho de la Cruz del Sur, sobre la pampa grande!
Las piernas entre ramas, los ojos anhelantes,
desmontados andamos de tu coraje,
sin cuchillo, sin lazo, poramarillas calles.
Viento ladrón de libertad y honra metido en los trigales.
¿Dónde la voz que diga “¡por aquí!” en nuestra amarga tarde;
dónde la voz de valeroso rumbo que nos enanque
y el ala del sombrero otra vez nos levante?
Fuerza que se ha alejado de nosotros,
por el mañana, ¡hágase!
Vénganos otra vez, ¡oh gaucho!, tu coraje.
Vénganos tu conciencia del deber. Vénganos tu...
tracking img