Diablo guardian

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (988 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 8 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El diablo Guardián, Xavier Velasco.

El diablo Guardián..reseña de libros..
De la Biblioteca de Saint…

El Diablo Guardián…

“Ave María Purísima: me acuso de ser yo por todas partes. O sea dequerer siempre ser otra. Y hasta peor: conseguirlo, ¿ajá? Me acuso de bitchear, witchear y rascuachear, de ser barata como vino en tetrapak, y al mismo tiempo cara, como cualquier coatlicuetraicionera. Me acuso de haber robado, no una ni dos veces sino a toda hora y en todo lugar, como chingado pacman cocainómano. Me acuso de acusar al confesor por mis pecados, y de haberlo nombrado Demonio deMi Guarda sin siquiera explicarle la clase de alimaña que estaba contrayendo. Porque a mujeres como yo no las conoces; las contraes. Como los matrimonios y las enfermedades y las deudas. Ay, mi DiabloGuardián: Dios te lo pague. “..

Es la introducción de la novela “Angel Guardian”, de Xavier Velasco. La novela que narra la aventura de Rosa del Alba Rosas Valdivia, alias Violetta…que en su afánmeramente de vivir la vida, desde pequeña toma las riendas de su propia vida, y con una filosofía muy sue generis, en su cabeza, resultado meramente del medio ambiente que siempre la había rodeado,emigra a New York…donde vendrían tiempos de aprendizaje y vivencias gloriosas y duras..pero y que?..al fin al cabo..era su propia vida. ¿Quien no es, si no, puramente el resultado de su entorno?. Quien,no al cabo del tiempo de convivir con ladrones, sacrílegos, borrachos y suripantas, termina al tiempo siendo netamente la imagen reflejada en el espejo de su futuro, de lo que el mismo vio en supasado?...Violetta, sabía vivir su presente, por ejemplo como cuando decía:

“Me escapé de la casa para criar mis propias esclavitudes. Más perfectas, más sólidas. Esclavitudes diseñadas a la medida deambiciones un poquitito menos estúpidas. Mis papás no sabían gastar el dinero, yo sí. Ésa es toda la diferencia. Ladrones finalmente éramos todos. Impostores, también. Y nacos, que, ni qué. Me da un...
tracking img