Dialogo platon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4041 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBRO I
Trata del polis que era una unidad social última del antiguo mundo griego: donde vinieron a someterse a incorporarse después de las aldeas circunvecinas. El vínculo original de los que constituyen la polis debió de ser tribal, de sangre o parentesco, referido a un héroe ancestral, y efectivamente en todas partes quedaron las instituciones y usos conformados con ese origen. Pero, enAtenas y en otros sitios, al pasar del tiempo y sus azares, sintieron los ciudadanos la comunidad de habitación y de vida como rasgo capital de su unión.
La estructura de la polis o ciudad-estado se favoreció por la disposición de los helenistas, que cordilleras y golfos distribuían en pequeñas comarcas, y por su sencilla creencia, de que la comunidad política exige el conocimiento de todos susmiembros, sobrevive al imperio macedónico y a la constitución del romano y llega al siglo II de nuestra era para renacer en gran parte durante la Edad Media y alcanzar el umbral de la época contemporánea.
La diferencia entre la polis y el Estado o nación actual es principalmente cuantitativa, no cualitativa. De acá parte el interés que para nosotros tiene cuanto sobre ella se descubrió y compuso.LIBRO II
En este Platón comienza a hablar de la separación del poder o la oligarquía que para los ricos es una condición muy importante para la buena marcha de la ciudad, pero que por sí sola no tiene eficacia alguna.
La democracia de Atenas y la tiranía siracusana daban al filósofo modelos vivos de dos sistemas políticos existentes en aquella época. Quedaba un tercero, la oligarquía lacedemonia,la cual Platón no conocía muy bien, pero que era objeto de frecuente consideración en los círculos cultos de la propia Atenas. Esta fue derrotada en la guerra contra Esparta; por otro lado, la vida de los espartanos aparecía como la primitiva y propia de los griegos ya que ella se volvían los ojos con la simpatía que inspiraban, mas en los tiempos de desgracia, los sanos y los olvidados usos dela antigüedad. Pero, cuando no se mezclaba un interés político la devoción consagrada a las cosas lacedemonias resultaba un tanto remota, contemplativa y nada operante. Sobretodo, no llegaba a ofuscar el sentimiento patrio ni la conciencia de la superioridad que conservaban los atenienses en la esfera de el espíritu. Sócrates podía ciertamente lamentarse de que la concordia mutua, en el estudioespecializado del arte militar; pero su recuerdo de las glorias de antaño y aún otras realidades presentes le convencen de que, por debajo de estas deficiencias de hábito, hay en ellos una intima excelencia que puede hacerles de nuevo, con fácil corrección, superiores en todo a sus rivales, Parecidas son las ideas del Sócrates platónico donde, después de extenderse en consideraciones sobre lagrandeza de la Lacedemonia y Persia en linaje, fuerza y riquezas, termina aconsejando al joven sobrino de Pericles el cumplimiento de la frase “ conócete a ti mismo” , que le llevará a la convicción de que los atenienses sólo pueden vencer a sus enemigos mediante la aplicación y el saber.
LIBRO III
Platón en este diálogo plantea sus teorías políticas las cuales no surgen solo de la contemplación delas realidades de su tiempo y de la insatisfacción que le inspiran, sino también de su repugnancia contra las teorías políticas corrientes. Los hechos y las doctrinas van siguiendo un proceso paralelo. El pensamiento griego se aplicó primero a la contemplación de la naturaleza, al estudio de sus leyes, a las conjeturas sobre la composición del mundo físico. El estado se incluye en el universonatural y, por lo tanto, resulta tan irreformables como la naturaleza misma; es indiferente que los conceptos de justicia y la ley se transporten de lo físico a lo humano o se siga el proceso inverso: todo permanece dentro de lo fatal e inevitable. Podemos imaginarnos a un labrador asiático que siente como llega hasta él la acción despótica del Estado, bienhechora o nociva, ya para defenderle, ya para...
tracking img