Dialogo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (577 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de enero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Narrador: Esta es la historia de cinco amigos, que en una noche tenebrosa hablaban de historias de terror
Olimpia: (asustada) ¡Lo que es Beatriz no me dejara dormir esta noche!
Beatriz:(aproximándose a su hermana) ¡Es pavoroso!
Beatriz y Olimpia: ¿Y a usted? ¿Usted?
Hombre: (tímidamente) A mí nunca me ha ocurrido eso, yo no he visto fantasmas, ni he tenido alucinaciones con personasconocidas
Luis: Es que tienes poca imaginación
José Antonio: Porque eres materialista
Hombre: Lo que ustedes digan, ni el jinete sin cabeza, ni la llorona o el silbón, ni ninguno de esos cuentosterroríficos es igual de espantoso que el miedo de las cosas en la soledad, a pleno día, a plena luz.
Narrador: Los hombres sonrieron y las mujeres dirigieron sus miradas asustadas a todos lados
Beatriz: ¿Almediodía?; eso es imposible
Hombre: Claro que no, yo he creído morir de terror un día a toda luz, en una ciudad donde todo me era familiar y conocido
Luis: ¡Es inadmisible!
José Antonio: ¡Esabsurdo!
Olimpia: ¡Por dios! ¡Cuente usted, Cuéntenos!
Hombre: Era un día de verano, y hacia mucho sol, no había ni una nube en el cielo. Había terminado de trabajar y tenía muchas ganas de beber aguaBeatriz: ¿Y no había bebido usted algo antes?
Hombre: No, ni un sorbo de agua, ni un trago de aguardiente, ni nada. Había caminado mucho y creo haberme perdido. Era mediodía y deseaba llegar a algúnlugar donde pudiera beber agua.
Luis: ¿Y qué hizo usted?
Hombre: Tome mi mula y me dirigí a algún lugar donde hubiera agua
José Antonio: ¿Y luego?
Hombre: Camine y camine, y no había ni unapersona por las calles y allí entendí la verdadera desesperación. Como loco rogaba al cielo y a la tierra, a Dios y al jefe civil, no había nada más que arena. En un gran esfuerzo tome las riendas de pobreanimal, que andaba tropezando para hacerlo ir más rápido, de pronto doblo las rodillas y cayo, me levante como pude y seguí mi camino, la mula se quedo atrás
Olimpia: ¡Oh! ¿Cómo fue posible eso?...
tracking img