Diario navidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1356 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Y allí estaba, ayer por la mañana, en mi cama, con los ojos llorosos, abrazada a ese peluche que un día me regaló, y mirando continuamente a mi móvil con la esperanza de que llame, a la oreja tenía pegado el fijo, estaba hablando con la única persona que hoy parece que no me ha abandonado ni lo va ha hacer. De su boca salían unas frases enternecedoras y llenas de optimismo que llegaban a misoídos a los que no consolaban.

Acabé de habar con ella, pues se iba hacer la compra para la cena de nochebuena con la familia, algo para mi desconocido debido a que mi familia no se habla, cada uno vive en una parte del país y no se lleva bien, y solo se llaman para dar una mala noticia.

Justo después, llamé a mi abuela, que es la única persona de mi familia con la que realmente me llevo bien yla única que parece tener de vez en cuando una conversación con el resto de la familia sin haber ningún grito de por medio, eso me daba mucha confianza en ella y quizás, cierta envidia. Le conté mi problema, lo que provocaba que este año no quisiera celebrar la nochebuena. Aunque para que os voy a engañar, para mí, la Navidad no es una época feliz, al fin y al cabo, sólo me recuerda las enemistadasy diferencias que hay en la familia.

Después de escucharme mi abuela me dijo con esa voz dulce que acostumbra a utilizar en ocasiones que lo requieren, -que este año sin duda, va a ser diferente- y colgó en teléfono con un sincero beso propio de una abuela.

Con esto, mi abuela sentada en su sofá y se puso a pensar, en mí y las palabras que salieron de mi boca, a penas unos segundos antes,medio rotas por la tristeza y que llegaron a su oído por esos fríos cabes de teléfono de la forma más conmovedora que jamás ha oído, sin ser mi intención, esas palabras le partieron el alma, aunque no se quedó con los brazos cruzados, esas palabras, le dieron que pensar y reflexionar. Porque hubiese una Navidad más feliz, decidió cambiar las tornas y vio como solución a mi tristeza, una reunión detoda la familia por nochebuena.

Se armó de paciencia y decidida a no admitir un no por respuesta, se dispuso a llamar a toda la familia uno por uno y a invitarles a pasar la nochebuena con ella. No tengo ni idea de cómo lo hizo pero lo hizo y consiguió lo imposible, que mi tía cancelara sus planes para aquella noche, que mis primos se hicieses un montón de kilómetros en coche para venir unrato, que mis padres olvidases sus diferencias para que pudiese pasar una buena cena. Solo se que utilizó una encerrona y es que no dijo a nadie de los que llamó que iba a venir el resto de la familia.

Al día siguiente de las palabras que le dije a mi abuela, recibí una llamada suya, me dijo que tenía algo muy importante para contarme pero que debía ir a su casa porque necesitaba mi ayuda. Colguéel teléfono a toda prisa y salí de mi casa lo más rápido que pude en dirección a dónde mi abuela se encontraba, ese lugar tan acogedor por el que a veces me gustaba pasar cuando salía del colegio antes de ir a mi casa a comer.

En cuanto llegué me recibió con una sonrisa, por un momento se me olvidó la disputa que había entre mi familia, ese pequeño problema que ocupaba mi mente todo el día y quehoy era nochebuena, uno de los días más tristes de mi vida.
Me empezó a contar mientras estábamos en la cocina que había llamado a toda la familia para que viniese a cenar por nochebuena pero la verdadera buena noticia es que todos iban a acudir, y aquí es donde necesitaba mi ayuda y es que no podía hacer la cena y decorar la casa ella sola y tampoco podía pedir ayuda a nadie más ya que no leshabía dicho que no iban a estar solos con ella. En ese momento se me iluminó la mirada y es que realmente hoy iba a ser un día inusual en mi vida.

Ya llegó la noche y con ella la hora de que la familia fuese llegando. Mi abuela y yo estábamos impacientes e ilusionadas con aquella noche pero cuando la familia fue llegando y se fueron viendo las caras, no ocurrió lo que creíamos, pues en la...
tracking img