Diario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 71 (17722 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRIMERA PARTE Peleliu: una batalla olvidada

PRÓLOGO A LA PRIMERA PARTE

En la perspectiva global de la segunda guerra mundial, el asalto de la 1.ª División de marines contra la isla de Peleliu en el Pacífico central hace treinta y siete años fue una batalla relativamente menor. Después de que una guerra concluye, resulta aparentemente fácil establecer qué batallas fueron fundamentales ycuáles no hubiera hecho falta librar. Así, a posteriori, la contribución de Peleliu a la victoria total fue discutible. Además, la propia segunda guerra mundial ha ido cayendo en el olvido ante los combates más recientes en Corea y Vietnam. Para los hombres de la 1.ª División de marines que llevaron a cabo el ataque contra Peleliu (de los que los más jóvenes ahora tienen alrededor de cincuenta años),no fue en absoluto una batalla menor. Para aquellos que estuvieron allí, fue un combate sangriento, agotador, doloroso e interminable. Para tratarse de una operación de una sola división, las bajas fueron extraordinariamente numerosas. Eugene B. Sledge sirvió en la Compañía K del 3.er Batallón del 5.º de marines a lo largo de toda la batalla. Yo tuve el privilegio de estar al mando de la CompañíaI del mismo batallón en la misma época. Su relato me despertó vívidos recuerdos que habían permanecido latentes durante años. No lean esta narración personal buscando la trascendencia de la batalla ni de una gran estrategia. Más bien léanla por lo que es: el intenso combate desde el punto de vista de un fusilero de ma35

rines en particular. Para aquellos que hayan experimentado la batalla enotro lugar, las similitudes resultarán obvias. John A. Crown, teniente coronel del cuerpo de marines de Estados Unidos Atlanta, Georgia

CAPÍTULO UNO La forja de un marine

Me alisté en el cuerpo de marines el 3 de diciembre de 1942 en Marion, Alabama. En ese momento estaba en mi primer año en el Marion Military Institute. Mis padres y mi hermano Edward me habían pedido con insistencia que mequedara en el colegio para que pudiera ser oficial de alguna arma técnica del ejército de Estados Unidos. Sin embargo, movido por la profunda inquietud de que la guerra terminase antes de que yo pudiera unirme al combate, quise alistarme en el cuerpo de marines lo antes posible. Ed, que se había graduado en el colegio militar The Citadel y era alférez en el ejército, sugirió que tendría mejorvida como oficial. A mamá y papá les angustiaba un poco pensar que formaría parte de los marines como soldado raso, es decir, como «carne de cañón». Así que, cuando un equipo de reclutamiento de los marines llegó al Marion Institute, me inscribí en uno de los programas de adiestramiento de oficiales del cuerpo. Se llamaba V-12. El sargento de reclutamiento llevaba pantalones azules, una camisa caqui,corbata y gorra de plato blanca. Nunca había visto unos zapatos brillar así. Me hizo muchísimas preguntas y rellenó numerosos documentos oficiales. Cuando me dijo: «¿Alguna cicatriz, marca de nacimiento u otro rasgo inusual?», describí una cicatriz de dos centímetros y medio en la rodilla derecha. Indagué el motivo de tal pregunta. Él respondió: «Para que puedan identificarlo en alguna playa delPacífico
37

después de que los japos hagan saltar por los aires sus placas de identificación.» Ésta fue mi introducción al crudo realismo que caracterizaba al cuerpo de marines que después llegué a conocer tan bien. El año lectivo terminó la última semana de mayo de 1943. Pude pasar el mes de junio en casa, en Mobile, antes de tener que presentarme el 1 de julio en el Georgia Tech, enAtlanta. Disfruté del viaje de Mobile a Atlanta porque el tren tenía una locomotora a vapor. El humo olía bien y el silbato añadía una lastimera nota que me recordaba una vida sin prisas. Los maleteros se quedaron admirados y se mostraron muy solícitos cuando les dije, con bastante orgullo, que iba de camino a convertirme en marine. Mi vale de comida del cuerpo de marines me proporcionó una ensalada...
tracking img