Diccionario de dudas manuel seco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 79 (19575 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jorge Luis Borges

Borges, Oral
(1979)

Jorge Luis Borges

Borges, Oral

Índice
Prologo ................................................................................................................................... 3 El Libro ................................................................................................................................... 4 La Inmortalidad.................................................................................................................... 10 Emanuel Swedenborg ........................................................................................................... 16 El Cuento Policial ................................................................................................................. 23 El Tiempo............................................................................................................................. 30

Página 2 de 35 2

Jorge Luis Borges

Borges, Oral

Prologo
Cuando la Universidad de Belgrano me propuso dar cinco clases, elegí temas con los cuales me había consustanciado el tiempo. El primero, el libro, ese instrumento sin el cual no puedo imaginar mi vida, ] que noes menos íntimo para mí que las manos o que los ojos. El segundo, la inmortalidad, esa amenaza o esperanza que han soñado tantas generaciones y que postula buena parte de la poesía. El tercero, Swedenborg, el visionario que escribió que los muertos eligen el infierno o el cielo, por libre decisión de su voluntad. El cuarto, el cuento policial, ese juguete riguroso que nos ha legado Edgar Allan Poe.El quinto, el tiempo, que sigue siendo para mí el problema esencial de la metafísica. Gracias al auditorio, que me dio su indulgente hospitalidad, mis clases lograron un éxito que yo no había esperado y que ciertamente no merecía. Como la lectura, la clase es una obra en colaboración y quienes escuchan no son menos importantes que el que habla. En este libro está mi parte personal de aquellassesiones. Espero que el lector las enriquezca, como las enriquecieron los oyentes. J.L.B. Buenos Aires, 3 de marzo de 1979

Página 3 de 35 3

Jorge Luis Borges

Borges, Oral

El Libro
De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión dela voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación. En César y Cleopatra de Shaw, cuando se habla de la biblioteca de Alejandría se dice que es la memoria de la humanidad. Eso es el libro y es algo más también, la imaginación. Porque, ¿qué es nuestro pasado sino una serie de sueños? ¿Quédiferencia puede haber entre recordar sueños y recordar el pasado? Esa es la función que realiza el libro. Yo he pensado, alguna vez, escribir una historia del libro. No desde el punto de vista físico. No me interesan los libros físicamente (sobre todo los libros de los bibliófilos, que suelen ser desmesurados), sino las diversas valoraciones que el libro ha recibido. He sido anticipado por Spengler,en su Decadencia de Occidente, donde hay páginas preciosas sobre el libro. Con alguna observación personal, pienso atenerme a lo que dice Spengler. Los antiguos no profesaban nuestro culto del libro —cosa que me sorprende; veían en el libro un sucedáneo de la palabra oral-. Aquella frase que se cita siempre: Scripta manent verba volant, no significa que la palabra oral sea efímera, sino que lapalabra escrita es algo duradero y muerto. En cambio, la palabra oral tiene algo de alado, de liviano; alado y sagrado, como dijo Platón. Todos los grandes maestros de la humanidad han sido, curiosamente, maestros orales. Tomaremos el primer caso: Pitágoras. Sabemos que Pitágoras no escribió deliberadamente. No escribió porque no quiso atarse a una palabra escrita. Sintió, sin duda, aquello de que...
tracking img