Dictador tinoco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1086 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alfredo González Flores asumió la Presidencia de Costa Rica el 8 de mayo de 1914. Federico (Pelico) Tinoco le dio un golpe de Estado el 27 de enero de 1917. En 1919 fue depuesto con el mismo entusiasmo y adhesión que le habían mostrado quienes lo ungieron en el puesto. Y en toda esa trayectoria de los años 14 al 19 se reflejaron los patriotismos, los oportunismos y los sometimientos al poderavasallador de los Estados Unidos, que los costarricenses fueron capaces de adoptar con una conducta camaleónica. Esto, por lo demás, no parece extraño -hasta la fecha- al comportamiento político histórico de muchos dirigentes y dirigidos de nuestro país.

Hemos podido profundizar un poco más en los acontecimientos de esos aciagos años, gracias a dos excelentes trabajos que fueron tesis de grado delos licenciados Hugo Murillo Jiménez y Jesús Fernández Morales. El aporte del primero se convirtió en libro en algún momento, y el del segundo está esperando un editor que desee contribuir a llevar más luz a los nefandos sucesos de una época, espejo fiel de las virtudes y los vicios políticos que no han abandonado el escenario nacional.

Dictador y traidor. Debemos empezar por recordar quePelico Tinoco fue el mago político que, con la participación de Ricardo Jiménez Oreamuno, llevó al poder a Alfredo González Flores en mayo de 1914. Don Alfredo no había sido candidato a nada, pero en razón de que para esa fecha hubo un vacío poselectoral, se la ingeniaron para que el ilustre herediano entrara al poder por la ventana. Esto no demerita al personaje, ni autoriza a ignorar que Gonzálezhizo un buen gobierno y que asimismo fue traicionado por Tinoco, quien era su ministro de la Guerra, como se le llamaba entonces a esa cartera. González fue depuesto por la oligarquía cafetalera, que estuvo en contra de las iniciativas del gobernante para introducir nociones y prácticas bancarias y tributarias, que se pueden resumir en la frase: que el rico pague sus impuestos como rico y el pobrecomo pobre.

Tinoco fue para muchos un dictador y un traidor y su caída se inicia no únicamente por la acción de los mismos intereses económicos y políticos que lo elevaron, sino por la presión inmensa y pertinaz que aplicaron el presidente Woodrow Wilson de los Estados Unidos, su secretario de Estado Robert Lansing y el audaz y atrevido intervencionista Benjamín Chase, quien como cónsul, consíntomas de paranoia, se daba la libertad de dirigir discursos al pueblo desde la sede diplomática norteamericana y de encabezar desfiles contra Tinoco. Ello satisfacía a los enemigos de éste y molestaba a la United Fruit Company y a su personero principal, Minor Keith, furibundo avalador de Tinoco y beneficiario del régimen. La intervención llegó a ser descarada y violatoria de las normas del DerechoInternacional.

González tenía varios factores en contra, como la profunda crisis económica de la primera posguerra, aparte de que buscó la justicia tributaria, lo cual incomodó a grupos de gran poder. Paralelamente se le había hecho una imagen de proalemán, lo cual equivaldría en nuestro tiempo reciente a haber sido prohitleriano o procomunista. Como no había nazismo, sí existía el kaiserismo,y como tampoco había el fantasma del comunismo, surgía el germanismo. Y en Costa Rica laboraba una influyente colonia alemana que supuestamente apoyaba a González. Es más: en aquellos tiempos decían que don Alfredo tenía una estación de radio en Heredia para comunicarse en secreto con el Kaiser. A esos absurdos llegaron las campañas contra él.
Wilson y el derrocamiento de Tinoco. De ambosestudios y de otros conocimientos se deriva la convicción de que la testarudez del idealista presidente Wilson fue lo que llevó al derrocamiento de Tinoco. Wilson soportó presiones de colaboradores directos que en algún trecho de su accionar recomendaron reconocer al dictador, entre ellos el mismo Secretario Lansing y John Foster Dulles, quien por esos días ya asomaba sus inclinaciones a instigar y...
tracking img