Diferencia entre constitucion de 1830 y 1999

La tradición republicana,
la doctrina bolivariana
y la Constitución de 1999
N. 2 – Marzo 2003 – Lavori in corso - Contributi
Por: Ricardo Combellas
Universidad Central de Venezuela

«No hay nada que comprometa hoy tanto la comprensión de los problemas políticos y la discusión fecunda de los mismos como la reacción mental automática condicionada por los caminos trillados de lasideologías, todas las cuales nacieron en la aurora y en el ocaso de las revoluciones. No carece de importancia que nuestro vocabulario político o bien se remonta a la antigüedad clásica, griega y romana, o bien data sin lugar a dudas de las revoluciones del siglo XVIII. En otras palabras, en la medida en que nuestra terminología política es moderna, tiene un origen revolucionario».
Hannah Arendt,
Sobre larevolución.

I. El propósito del presente trabajo está en desentrañar la presencia expresa o críptica de aspectos de la tradición republicana en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, fundamentalmente a través de la doctrina del Libertador Simón Bolívar, asumida ésta con una jerarquía indiscutible en dicho texto constitucional.

Para nuestro propósito la tradiciónrepublicana[1] constituye una corriente del pensamiento político occidental caracterizada por diversas manifestaciones al unísono complejas, entrecruzadas y de curso sinuoso, de acuerdo al momento histórico que consideremos, que principalmente se expresa en las siguientes líneas de ideas y conceptos, que dibujan sus contornos y por tanto definen su especificidad. Así:

1. La noción de constituciónmixta[2], donde la autoridad no se concentra en una única y pura fuente de poder, sino que se mezcla y distribuye en variadas fuentes que gracias a su concurso contribuyen a la estabilidad del conjunto y a la consecución del objetivo supremo del bien común. La forma política concreta donde se manifiesta con sus perfiles más acerados la noción de constitución mixta es la Republica romana. Cicerón noslo argumenta[3]:

«Me gusta que haya en la República un poder eminente y monárquico, que exista también algo encomendado y atribuido a la autoridad de los príncipes, y que haya así mismo otras cosas reservadas al juicio y a la voluntad de la multitud. Esta constitución ante todo tiene una cierta igualdad, de la que a duras penas pueden carecer durante mucho tiempo los pueblos libres, y ensegundo lugar estabilidad puesto que las tres primeras formas indicadas [Cicerón se refiere a las formas puras de gobierno, monarquía, aristocracia y democracia] fácilmente degeneran en los vicios contrarios, de suerte que de un rey surge un tirano, de los optimates una facción, del pueblo la anarquía y el desorden, y porque esos géneros fácilmente se ven suplantados por otros nuevos; esto en cambio enesta constitución armónica y sabiamente templada no sucede, a no ser por grandes vicios de los gobernantes. No hay motivo de revolución en un gobierno en que cada uno ocupa firmemente el puesto que le corresponde y no hay ningún grado inferior en que pueda venir a caer».

2. La tradición republicana no comulga con la idea moderna de la división de poderes. Ni la idea de separación orgánica ni laidea de separación funcional, como tampoco la trilogía (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) de poderes, verdadero dogma y divisa del constitucionalismo liberal, son consustanciales a la tradición republicana. Para los republicanos la libertad revela un estatus unido a la condición de ciudadano, no un telos de la división de poderes. Su configuración constitucional no se liga necesariamente ni alnúmero de tres, en lo que concierne a las ramas del poder, ni a una rígida separación funcional en la distribución de competencias de los entes del Estado.

3. El enaltecimiento de las virtudes cívicas constituye un aspecto cuya centralidad es indiscutible en la tradición republicana. La clave de la robustez de la república está en la formación cívica y la participación de los ciudadanos en la...
tracking img