Diffembachia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1557 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El crac de 1929 o el infierno de los números rojos

Cuando la vigente crisis entró en erupción con su crudeza extrema, autoridades políticas, bancos y otras instituciones descubrieron de repente que nuestra insensata codicia nos había llevado a vivir "por encima de nuestras posibilidades". Las consecuencias están a la vista; la encuesta de empleo publicada el viernes revela que el paroregistrado alcanza ya en España a 4,12 millones de personas, un 17,93% de la población activa. Pese a la sensación de confianza que ahora se va extendiendo de manera paulatina, un estudio realizado por los economistas Barry Eichengreen, de laUniversidad de Berkeley, y Kevin H. O'Rourke, del Trinity College de Londres, concluye que la economía mundial aún está en un serio peligro. El shock en términos deactividad comercial, industrial y bursátil es tan grave como en el crac de 1929 y la Gran Depresión de los años treinta, de cuyo inicio oficial se cumplen hoy 80 años. Como en el caso de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008, el bajo Manhattan de Nueva York se convirtió entonces en el epicentro del desastre. Y la frustrada operación de rescate tuvo tintes cinematográficos.
De acuerdo con elrelato que el economista John Kenneth Galbraith hizo en su libro El Gran Crac, el 24 de octubre de 1929, que pasaría a la posteridad como el jueves negro,Nueva York abrió al alza, pese a la inquietud ya reinante. La subida fue, sin embargo, fugaz. Con un volumen de negociación descomunal -llegaron a intercambiarse casi 12,9 millones de acciones, cerca del doble del récord histórico hasta la fecha-los precios se desplomaron con rapidez y las fortunas edificadas de formameteórica se disolvieron como azucarillos. A mediodía cundió el rumor de que en el número 23 deWall Street, la sede de JPMorgan, los totems del mundo financiero trabajaban a toda máquina para detener el pánico. Menos de dos horas después, el vicepresidente de la Bolsa, Richard Whitney, entró en el parqué. Los operadores queestaban allí contaron que se le veía "elegante y confiado". Ante la expectación del público, Whitney compró acciones deUS Steel a un precio superior al de cotización. Wall Street suspiró con alivio, el miedo había sido derrotado.
Por supuesto, todo eso no sirvió para nada. Al lunes siguiente, el ajuste bursátil cogió velocidad. El martes 29 de octubre, las caídas registradas en la Bolsa de NuevaYork cancelaron las ganancias de los 12 meses anteriores. En cuatro sesiones, el Dow Jones había perdido un 25%. A partir de ahí, el mercado prosiguió su descenso hacia los infiernos, que tocó fondo en el verano de 1932, para entonces el descenso acumulado era del 90%. Wall Street no volvió a los niveles previos al jueves negro hasta, atención, 1954. Para muchos fueron, pues, 25 años de ahorrosperdidos, siempre en el afortunado caso de que la empresa en la que estuvieran invertidos no hubiera quebrado antes. Por cierto, Richard Whitney llegó a ser presidente de la Bolsa de Nueva York, pero sus inversiones especulativas le llevaron a la ruina -llegó el momento en que nadie en el parqué quería prestarle dinero- y fue encarcelado en la prisión de Sing Sing (Nueva York) por malversación decapitales.
Las raíces de la crisis se cimentan en dos errores recurrentes de la economía que hoy han vuelto amanifestarse: una suerte de convicción mística de que el precio de un determinado activo no dejará de subir jamás y la puesta en marcha de algún novedoso ingenio financiero que al final siempre se resume en crear activos de deuda respaldados por bienes de fiabilidad variable.
"El pinchazode la burbuja bursátil de 1929 fue fruto de la constatación de que detrás de las empresas que cotizaban no había un crecimiento real de la economía", confirma JuanHernández Andreu, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Complutense. El profesor Andreu detalla las causas específicas de la Gran Depresión: "Desde el final de la Primera Guerra Mundial se estaba dando una...
tracking img