Dinámica espiral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7309 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
TIEMPOS DIFERENTES PRODUCEN MENTES DIFERENTES
Podemos calificar los tiempos actuales de caóticos y turbulentos pero difícilmente podemos considerarlos locos. Hay coherencia tanto en la razón como en la sinrazón, el orden acecha tras el caos y un caos aún más profundo acecha tras el orden. Aquellos que tengan ojos para ver, oídos para oír y Espirales en la mente para entender descansarán mástranquilos sabiendo que, después de todo, el cielo no va a caer sobre sus cabezas. Estos "magos" no viven en "Planilandia", el país bidimensional de Edwin Abbot, ni su pensamiento tampoco está atrapado en ciclos repetitivos. Valores, complejidad y cambio tienen nuevos significados en el espacio Espiral, el mejor lugar para vivir y dirigir negocios en el siglo XXI.
Los humanos de finales del siglo XXestamos atrapados en una tormenta de valores en conflicto. Estallidos étnicos, crisis diarias e incertidumbres ecológicas ensombrecen el futuro. A modo de frentes meteorológicos, las fuerzas políticas, tecnológicas y económicas lanzan tormentas y tornados sobre el mercado global. La mayoría de los ejecutivos, como si fueran pilotos aéreos usando tecnología obsoleta, han sido atrapados por sorpresaen una corriente descendente. Ni nuestros gurús ni nuestros analistas sociales nos habían preparado para estas turbulencias. Nadie nos había ayudado a calibrar el altímetro ni a ajustar nuestra brújula, ni mucho menos a equiparnos con los medios para retomar el control.
Los capitanes de los sectores público y privado están reestructurando, reduciendo, reorganizando y jugando a alcanzar la curvadel cambio sólo para poner las cosas aún peor. Hay bloqueos por todas partes. A muchos niveles estamos volando a través de tormentas turbulentas de una severidad y complejidad ni siquiera previstas en nuestras simulaciones. ¿Por qué?
Por un lado estamos entrando en un periodo de histeria milenarista. En el siglo X –cierre de la última fase de mil años del calendario gregoriano- Europa occidentalse sumió en una gran confusión. El pánico atenazó a la comunidad cristiana pues muchos creían que el año 1000 DC supondría el fin del mundo a manos de alguna deidad colérica.
Incluso los cambios de siglo agitan a las sociedades. Los franceses tienen el término fin de siècle para aquellos periodos alocados en los que místicos, adivinos y profetas lanzan sus predicciones de fin de época. Por ellono es de extrañar que David Koresh y sus davidianos de Waco, Texas, atrajeran tanta atención en 1993 con sus creencias apocalípticas. De la misma forma no debería sorprendernos ver a tantos ejecutivos, ávidos de gurús, que se agarran desesperadamente al sabor-del-mes de turno del menú reorganizacional.
No obstante, esta enfermedad cíclica no infecta solamente a los hombres de negocios o a loseurocéntricos, se extiende por todo el planeta. No importa qué calendario se use, el mundo de hoy es más caótico, más complejo y más sujeto a las crisis de lo que creemos. Ya vista uno traje, sotana, uniforme militar o vaqueros le toca vivir la maldición china de estos interesantísimos tiempos.
Por otro lado, sistemas de creencias fundamentales y bien asentados se han desequilibrado poniendo todo encuestión. En el pasado estábamos aislados por la distancia física y las comunicaciones a base de señales de humo. Ahora tenemos demasiada información y demasiado pronto. Cuando se produce una perturbación en algún lugar esta reverbera globalmente en cuestión de minutos. A modo de placas tectónicas a la deriva, varios sistemas de pensamiento –o paradigmas si se prefiere- están colisionando entresí. Estos roces profundos se manifiestan en forma de grandes erupciones en la superficie. Las ondas de choque conmueven áreas culturales enteras, redibujan fronteras nacionales, redefinen mercados, y reescriben escenarios futuristas. Los terremotos reverberan en cuestiones geopolíticas, relaciones de raza, conflictos étnicos, cismas religiosos, relaciones de género, educación, negocios, medio...
tracking img