Dios en la era tecnologica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 48 (11949 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dios en la era tecnológica
Germán Doig K.

¿Hay lugar para Dios en esta era tecnológica? Es ésta una pregunta que no pocos se han hecho al contemplar el asombroso desarrollo de estos tiempos. Es claro que la tecnología ofrece muchos beneficios, pero también despierta una serie de muy graves interrogantes, sobre todo cuando es aplicada al ser humano. Un campo en el que se aprecia claramente laambigüedad de la situación es el de la genética y las investigaciones sobre el llamado Proyecto Genoma Humano. Son innegables las cosas buenas que se vislumbran en el ámbito de la salud, pero no se pueden ignorar las denuncias sobre un uso inadecuado de la tecnología en esta área. Para muchos parece que finalmente se están develando los secretos de la creación; secretos que hasta la fecha eranguardados por Dios. Reaparece así el antiguo mito de Prometeo y la tentación de robar el fuego. Habría que preguntarse, sin embargo, si una vez que ha desarrollado la tecnología de manera portentosa, la humanidad tendrá también la sabiduría para darle su lugar correcto.
Junto al desarrollo tecnológico se ha venido difundiendo una mentalidad que ha puesto a la tecnología como la norma suprema de todoobrar humano, otorgándole el lugar protagónico en la vida del hombre. Esta mentalidad bien puede ser llamada tecnologista, porque todo lo juzga y valora de acuerdo a la manera como funciona la tecnología. Ha encontrado el caldo de cultivo ideal en el debilitamiento de una perspectiva ética y religiosa que se descubre en el mundo actual. Se suma al proceso de descomposición de las sociedadestradicionalmente cristianas y se convierte en uno de los factores que generan el clima relativista y funcional que ha venido ganando terreno en estos tiempos. Se descubre tanto detrás de la ideología neo-liberal como de los neo-marxistas, y navega cómodamente en las aguas del New Age. Se ha expandido mucho en las sociedades desarrolladas de Occidente y está siendo exportada al resto del planeta através del proceso de globalización.
La mentalidad tecnologista es portadora de un relativismo moral. En cierto sentido se pretende como a-moral. Las preguntas por la verdad, por el bien e incluso por la belleza aparecen como irrelevantes. Presenta, además, un rechazo o una redefinición de la dimensión religiosa de los seres humanos. Esto no sorprende mucho, puesto que al diluirse toda referencia albien último y a una verdad absoluta, la pregunta por Dios se convierte en inútil o pasa a ser respondida desde los parámetros de la racionalidad tecnológica. Por un lado, se prescinde de Dios. Pero el asunto no queda ahí. Una segunda actitud -que en algunos casos se presenta como una consecuencia- lleva a sustituir a Dios por una forma de idolatría -muchas veces inadvertida e inconsciente-. Lasustitución de Dios en el fondo no conduce a otra cosa sino a la antigua tentación del «seréis como dioses» con que la serpiente tentó a Adán y Eva en el jardín del Edén. Y si esta tentación se abre camino, ¿quién pondrá los límites en campos como la manipulación genética, teniendo en cuenta además los enormes beneficios económicos que vislumbran algunas transnacionales?

La prescindencia de DiosLa mentalidad tecnologista conduce a no admitir ninguna pregunta que pueda tener por respuesta a Dios. Por lo tanto se prescinde de Él. En su planteamiento Dios sobra, ya no aporta nada, pues a partir del formidable desarrollo tecnológico y sus proyecciones optimistas ni siquiera "crear" vida sería prerrogativa suya. Se convierte entonces en algo "inútil". En el universo tecnológico todo tendríauna explicación en sí mismo. En consecuencia, las referencias a un Dios creador o a un Plan divino aparecen como superfluas e innecesarias. Se elimina también la noción de creación y se la sustituye por la de naturaleza -habría que ponerla con N mayúscula, como acostumbraban algunos de los ilustrados-, por lo demás totalmente autónoma de Dios y de su designio. Como afirmaba el Papa Juan Pablo...
tracking img