Dios habita en la ciudad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2892 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 31 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ASIGNATURAS: MISTERIO Y MISIÓN DE LA IGLESIA Y LITURGIA

TRABAJO FINAL: MONOGRAFÍA DE INVESTIGACIÓN

SUSANA R TOLOSA

FECHA: 12 DE DICIEMBRE DE 2009

2. INTRODUCCIÓN

La presentación de esta monografía de las materias Misterio y Misión de la Iglesia y Liturgia está basada en el tema “La Iglesia y la urbe, globalizada, ciudadano del mundo sin pertenencia: “Dios está en la ciudad”.La consigna solicitada por las profesoras de la cátedra fue realizar esta monografía basada en la búsqueda de canales comunicativos con el sujeto que habita las grandes urbes, lo cual fue realizado con el material enviado y con una bibliografía adjunta; con un máximo de diez carillas letra Times New Román 12, interlineado 1,5.
Este tema lleva a la reflexión de cómo la ciudad con su materialismoateo, sexo al mejor postor, falta de vínculos, carencia de valores, ha llegado a ser el contexto para la misión de la iglesia en el siglo XXI, y saber que las personas que hay que evangelizar viven en las grandes urbes con un abanico multicultural con el cual la iglesia tiene que dialogar.
Para esta investigación acudí en primer lugar a utilizar los textos enviados por las profesoras, “Dios habitaen la ciudad” de Jorge Seibold” y Religiosidad popular urbana de Benjamín Bravo y otras bibliografías de investigación personal que nombraré en la bibliografía.

3. INDICE
a) “Mensaje de texto ¿Dónde está Dios?”
b) “Pastor, trashumante que llevas la cruz a todas partes”
c) Encuentros catequísticos
4. DESARROLLO
a) Punto de partida
Este relato intenta mostrar una escena dela vida cotidiana de una ciudad colmada de tumulto, soledad y diversidad donde el hombre ha perdido a Dios.
“Club’s Business Man”. No era fácil entrar a este Club. Ni siquiera como asistente de la encargada de la limpieza. Debía tener por lo menos tercer año de la secundaria. Referencia que me avalaran como honesta, decente, sobre todo con los hombres y sumamente discreta. No se para qué tantorequisito, yo no abría la boca. No levantaba la vista del suelo. Yo era invisible… hasta ese día domingo que llegó ese flaco con una barba de tres días, alto, de ojos negros y profundos, parecía un fabuloso héroe de las películas de catástrofe…Me percaté de él porque todos hablaban de él. Cuando yo lo vi estaba con los empresarios del Mercosur, todos les hicieron lugar, él solo bebió un poco de vino,les preguntó por qué no abrían sus fábricas en lugares del interior de la provincia donde había pobreza, sequía, carencia de toda carencia. A otro le dijo que por qué no se ocupaba de darle beneficios sociales a los empleados de la empresa metalúrgica que tenía. Pero las cosas se salieron de control cuando discutió con un empresario textil que según entendí abusaba de empleados inmigrantes sinpapeles, los hacía vivir peor que animales, en un galpón al costado de la fábrica…El tipo se quedó desconcertado y comenzó a gritar, llamó a seguridad, dijo que era un infiltrado de la DGI, que ese era un club privado, para gente especial. ¿Qué quién se creía que eran?, que lo iba a detener. El flaco se aproximó al viejo totalmente desquiciado y proyectándose como un gigante le dijo que muchas veceslo escupieron, maltrataron, mal dijeron, muchas veces lo mataron…, pero para eso estaba ahí por los oprimidos, por los que sufren, por los que no tienen, por los que están solos. El viejo sudoroso y con miedo le dijo que Robín Hood era una película… que el mundo estaba lleno de locos como él… que cada cual tenía lo que se merecía, y en ese momento levantó una silla, se la arrojó al flaco, le pegóde lleno en la cabeza y él comenzó a sangrar, pero ni siquiera perdió el equilibrio, me acerque a él, quise secarle la frente con mi pañuelo, él me dejó, yo quise llamar a la policía, él me miró y me preguntó por qué lo ayudaba, le dije que decía cosas sabias, me dijo que mis buenos sentimientos me iban a salvar. El viejo gritaba y decía que si era tan poderoso por qué sangraba… El flaco se...
tracking img