Diosero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (279 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Diosero
Francisco Rojas González
KAI-LAN, señor del caribal de Puná, sentado frente a mí toma una graciosa postura simiesca y sonríe amistoso; en sus manoscortitas y móviles, juguetea un bejuco. Estamos bajo el techo de su "champa" erigida en un claro de la selva; en un claro que es islote perdido entre el océanovegetal que amenaza desbordarse en olas crujientes y negras. KaiLan escucha, sus ojos se clavan en mi rostro; parece adivinarme el gesto mejor que entender mis palabras.A veces, cuando mi propósito logra penetrar en el cerebro o en el corazón del indio, él ríe, ríe a carcajadas. .. Mas a veces, cuando mi relato tórnase grave, ellacandón se pone formal y aparentemente interesado en aquel diálogo en que participa él con algunos monosílabos o con tal o cual frase sencilla, emitida condificultad.
Las tres mujeres de Kai-Lan están cerca de nosotros, sus tres “kikas". Jacinta, niña casi y madre ya de una indiecita lactante, de cara redonda y cachetona;Jova, una anciana reservada, fea y huidiza, y Nachak'in, hembra en plenitud; su perfil arrogante como un mascarón pétreo de Chichén-Itzá, los ojos sensuales ycoquetones, el cuerpo ondulante, apetitoso, a pesar de la corta estatura y los ademanes sueltos, tanto, que llegan a descocados frente al desabrimiento de las otras dos.Jova, arrodillada cerca del metate, tortea grandes ruedas de masa de maíz; Jacinta, que carga sobre el brazo izquierdo a su hija, revuelve entre las brasas del fogónun faisán abierto en canal del que sale un tufillo agradable. Nachak'in de pie, metida en su amplio cotón de lana, mira impávida el ajetreo de sus compañeras.
tracking img