Directot prensa austral, fallecimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1142 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gloria Araya, esposa del director de La Prensa Austral
“El se fue como vivió: tranquilo”
- Manuel González Araya amó el mar y pidió a su familia ser cremado y regresar a Punta Arenas para que sus cenizas sean esparcidas en el estrecho de Magallanes. - Desde sus zafarranchos en la Hermandad de la Costa hasta su desempeño como patrón de boga, surgen como recuerdos de sus pasiones y virtudes. -“Hay que marcar la presencia del medio en el lugar”, era una de sus acostumbradas frases como director.
[pic]
|[pic] |

Por su Equipo
de Colaboradores

“El se fue como vivió: tranquilo. Se durmió”.
Así describe su viuda, Gloria Araya, la muerte de su marido Manuel González, quien fuera director de La PrensaAustral.
Sí, porque hasta en el complicado trance de su enfermedad, Manuel nos sorprendió con su extraordinaria calma y entereza.
Tan parsimoniosa era su existencia, que algunos colegas le bautizaron cariñosamente como “Calmi”.
Pero, pese a su aparente desafección, era un hombre que emprendió muchas cosas en su vida y que trató de infundir rigor, esfuerzo y amor a sus colegas y subalternos endiferentes áreas.

Mal arquero, pero
un gran capitán
Es así como se le recuerda como un incansable arquero y capitán del equipo B “El Magallanes” que se formó hace varios años al interior de la empresa para participar en un campeonato de babyfútbol de los medios de comunicación.
“Manuel era fanático. Nos ordenaba bien y nos exigía compromiso”, rememora Rubén Alarcón.
Es así como, en sus arengas,exigía que todos asistieran a los partidos dominicales. A su juicio, no había farra que exculpara a algunos de los integrantes de estar a las 12,30 horas del domingo con el equipo puesto.
“Una vez, llegamos todos medio malitos de la caña y fue una goleada estrepitosa. Con lo cual, nuestro capitán se enojó y nos retó muchísimo”, se ríe hoy Alarcón. Igual terminaron vicecampeones.

“¡A uno, ados, a tres...!”
La boga fue otra de sus pasiones y, apelando a todos sus galones de director del diario, “obligó” a conformar un equipo.
Los esforzados y forzudos competidores debían entrenar tres veces por semana ¡en plena hora de almuerzo!
Con cuánta alegría partía él desde La Prensa Austral junto a su equipo a internarse a las frías aguas del estrecho.
En algunas temporadas, no habíasandwiches para los hambrientos remadores, hasta que, luego de varias protestas del personal, el “Dire” entendió el dicho que reza: “No hay que apurar a ganado flaco...”. Consiguió que a los esforzados remadores se les diera una colación.
“¡A uno, a dos, a tres...!”, era la forma en que Manuel marcaba el ritmo de la remada según relata José Subiabre.
“El te inspiraba bien, te infundía ganas departicipar y de ganar”, destaca Subiabre.
Su entusiasmo llegó a alentar la conformación de un equipo femenino, del cual se sentía orgulloso, pese a que nunca llegó a competir.

La fotografía,
otra pasión

Tanto como la vida al aire libre, a Manuel le gustaba la fotografía.
Formó en la ciudad dos clubes de fotografía, con cuyos amigos recorría Punta Arenas y planificaba viajes que le permitierandesarrollar este hobby.
Una vez pidió a un estanciero permiso para ir con su club a su campo. Este aceptó de buena gana, hasta que le comunicó que llegarían apenas despuntara el alba, pues se trataba de sacar fotografías con los primeros rayos “oblicuos” del sol. “Se trata de mejorar la técnica, no de un paseo más”, fue su explicación.
Formó su propio blog (www,parenasfotos.blogspot.com), dondequiso relatar lo que llamó “la vida cotidiana” de Punta Arenas. Allí acumulaba “momentos” de su pasar por la ciudad. El café con amigos a media mañana, el viento complicando a los transeúntes, el arribo de grandes cruceros, el cruce de “La Esmeralda”, el almuerzo de dos turistas en plena Plaza de Armas, los perros callejeros, etc., etc.
Hasta que él mismo fue parte de la vida cotidiana. En su...
tracking img