Discurso politico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1444 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El discurso político electoral


25/07/2009 - 19:18:28

En la Republica los políticos y sus partidos cumplen el rol de intermediación entre el pueblo y el Estado, y su objetivo inicial es acceder vía electoral al gobierno, o si ya lo han hecho de mantenerse en el mismo, para lograr la reproducción del poder, como decían los “muchachos” de antes.

Para obtener elapoyo ciudadano, los políticos usan en su campaña el discurso y la propaganda, con mensajes que al interior del partido o frente establecen la coherencia doctrinal y fortalecen la unidad; y hacia el electorado vende visiones de país y propuestas de políticas, buscando con ello el voto por la opción que representan.

En una democracia ideal se supone que los electores son conscientes y entienden loque se les ofrece y están en posibilidades de tomar decisiones individuales en defensa de sus propios intereses y los de su grupo. Pero en el mundo real los electores son menos racionales y están fuertemente condicionados por el contexto sociocultural y emocional específico de su país, el que tiene que ver con su praxis social, y que en el caso boliviano se caracteriza por un fuertecorporativismo y racismo. El discurso se emite y se recibe por tanto en este contexto psicosocial.

Nuestra experiencia nacional muestra que los sindicatos, gremios, asociaciones, cooperativas, fundaciones, partidos, son fuertemente centralistas y dirigistas, y ni que decir de las comunidades indígenas manejadas por sus jilakatas. Sus asambleas y reuniones sirven para informar y dar directrices, se permitealguna disidencia de poca monta a modo de desahogo y finalmente se aprueba todo por voto corporativo o aclamación o consenso. Esta cultura corporativista, ahora mezclada con indigenismo, es tan fuerte en el país, que copa el ámbito político y dejan a los partidos sin espacio autónomo para su accionar.

Por otra parte se trata la nuestra, de una sociedad pobre, el patrimonio de un empresario noes mayor que el de un pequeño tendero en los EEUU o Europa. Al otro extremo esta la pobreza, que no llega a la indigencia como vemos en África y otros países, en Bolivia de alguna manera todos comen.

Forma parte de la tradición y el folklore, la cultura de la pobreza, de la informalidad, se detesta al rico, al empresario y al k´ara. Los mayores capitalistas del país que son los comerciantesaymaras, y solo por mencionar algunos, los de la Uyustus y la Eloy Salmón, no se asumen como empresarios. Tampoco lo hacen los transportistas, que se organizan en sindicatos y tienen de lejos mayor patrimonio que los “caballeritos” y “doctorcitos” de la zona sur de La Paz o Santa Cruz. Los agricultores y ganaderos del oriente tampoco se presentan ni se asumen como empresarios, ellos soneufemísticamente “productores del campo”. Como el empresario y el rico es un ladrón, un delincuente, por decir lo menos, no aceptamos serlo.

Pero debemos reconocer, que pese al actual ambiente adverso, existen algunos empresarios que se asumen como tales y defienden los principios de libre empresa y el valor de las instituciones, pues saben que sus empresas dependen de la calidad política e institucionalprevaleciente en el país. Saben también que sin un marco institucional sólido y respeto por los derechos de propiedad, el futuro de sus empresas está condenado al fracaso.

En este ambiente de pobreza, corporativismo, indigenismo y antiempresa, el discurso y la actividad político electoral favorable a la democracia, a la autonomía, a la propiedad privada es difícil de trasmitir tanto por lacooptación que se ha hecho del electorado, como por la prohibición a la oposición de llegar al campo y peor aun por el “voto comunitario” o voto obligatorio, a que se ven sometidos los grupos corporativos y rurales.

Solo para señalar un ejemplo, tenemos un candidato, excelente profesional y empresario exitoso, con experiencia y capacidad para conducir y administrar los asuntos del Estado. En su...
tracking img