Discurso sobre las razas humanas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 286 (71394 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBRO PRIMERO

Consideraciones preliminares; definiciones,
investigación y exposición de las leyes naturales
que rigen el mundo social






CAPÍTULO PRIMERO.

LA CONDICIÓN MORTAL DE LAS CIVILIZACIONES Y DE LAS SOCIEDADES RESULTA DE UNA CAUSA GENERAL Y COMÚN.

El hundimiento de las civilizaciones es el más destacado y al mismo tiempo el más oscuro de todos los fenómenos de lahistoria. Al llenar de espanto al espíritu, este desastre encierra algo tan enigmático y grandioso, que el pensador no se cansa de observarlo, de estudiarlo, de dar vueltas en torno de su secreto. Sin duda alguna, el nacimiento y la formación de los pueblos brindan al examen observaciones muy interesantes: el desarrollo sucesivo de las sociedades, sus éxitos, sus conquistas, sus triunfos, no puedenmenos de impresionar y atraer muy vivamente la imaginación; pero estos hechos, por muy grandes que los supongamos, parecen explicarse fácilmente; se les acepta como simples consecuencias de los dones intelectuales del hombre; por el solo hecho de existir, explican los grandes hechos a que han dado origen. Así, ni dificultades ni vacilaciones por este lado. Pero cuando, tras un período de poderío y degloria, nos damos cuenta de que todas las cosas humanas tienen su decadencia y su hundimiento, todas, he dicho, y no tal ni tal otra; cuando se descubre el taciturno aspecto con que el Globo nos muestra, esparcidos sobre su superficie, los restos de las civilizaciones que precedieron a la nuestra, y no sólo de las civilizaciones conocidas, sino también de muchas otras cuyos nombres se ignoran, yde algunas que, yacentes en esqueletos de piedra en el fondo de las selvas casi contemporáneas del mundo [1], no nos han legado siquiera este leve recuerdo; cuando el espíritu, retornando hacia nuestros Estados modernos, se da cuenta de su extrema juventud, se confiesa que datan de ayer, y que algunos de ellos son ya caducos: entonces se reconoce, no sin algún filosófico espanto, cuánrigurosamente la palabra de los profetas acerca de la inestabilidad de las cosas se aplica lo mismo a las civilizaciones que a los pueblos, lo mismo a los pueblos que a los Estados, lo mismo a los Estados que a los individuos, y nos vemos forzados a reconocer que toda agrupación humana, aun protegida por la complicación más ingeniosa de los lazos sociales, contrae, el mismo día en que se forma, y oculto entrelos elementos de su vida, el principio de una muerte inevitable.
Pero ¿cuál es ese principio? ¿Es igualmente uniforme que el resultado a que conduce, y perecen todas las civilizaciones por una causa idéntica?
A primera vista, nos sentimos tentados de responder negativamente, pues hemos visto derrumbarse numerosos Imperios: Asiria, Egipto, Grecia, Roma, en circunstancias que en nada separecen. Sin embargo, ahondando algo, no tardamos en descubrir, en esa misma necesidad de fenecer que pesa imperiosamente sobre todas las sociedades sin excepción, la existencia, irrecusable, aunque latente, de una causa general, y, partiendo de este principio seguro de muerte natural independiente de todos los casos de muerte violenta, advertimos que todas las civilizaciones, después de haber duradoalgo, acusan al observador perturbaciones íntimas, difíciles de definir, pero no menos difíciles de negar, que presentan en todos los lugares y en todos los tiempos un carácter análogo; en fin, observando una diferencia evidente entre la ruina de los Estados y la de las civilizaciones, viendo la misma especie de cultura ora persistir en un país bajo una dominación extranjera y desafiar losacontecimientos más calamitosos, ora, por el contrario, ante trastornos mediocres, desaparecer o transformarse, nos aferrarnos más y más a la idea según la cual el principio de muerte, visible en el fondo de todas las sociedades, es no sólo inherente a su vida, sino también uniforme e idéntico para todas.
Los estudios cuyos resultados expongo aquí, han sido consagrados al examen de este importante...
tracking img