Discursos juan pablo ii derecho canónico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2211 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
Desde el pontificado de Juan Pablo II y ahora buscando retomarlo Benedicto XVI, se ha hecho costumbre el dirigir un discurso al Tribunal de la Rota Romana con motivo del inicio del año judicial. No son simplemente discursos motivacionales para que así funcionen mejor los trabajadores, se trata de una exhortación, casi una consigna especial que deja el Santo Padre a los trabajadoresde la Rota para que lo mediten y pongan especial esfuerzo durante el año. La riqueza de estos textos es muy amplia y por lo tanto su reflexión en los estudios para la familia es indispensable. Por un lado aporta explicaciones sobre el Código Canónico dadas por el Romano Pontífice. En segundo lugar, nos ofrecen no sólo el material que necesitamos tener presente para los procesos que se siguen enla Iglesia, sino que nos da de manera implícita una explicación paciente y detallada sobre el valor del matrimonio y de la familia. Finalmente, sin agotar el valor de los discursos, podemos mencionar que son una oportunidad para escuchar hablar al Santo Padre sobre lo que debemos hacer. Ciertamente reflexionar estos textos es una tarea suficientemente ardua, sin embargo, el comentar las palabras deSu Santidad nos deja siempre con una sensación de insuficiencia, quizás nos da también la impresión que no hay nada que se pueda agregar. Ciertamente, no es nuestra intención agregar nada a lo que el Santo Padre expresa en estos discursos, simplemente, partiendo de ellos, intentaremos proponer reflexiones que como familiólogos consideramos importantes tomar en cuenta.
DesarrolloDesde el Derecho Canónico, el matrimonio es un don recíproco en el que existe una tendencia hacia la ampliación de los requisitos para el consentimiento como lo son la capacidad o madurez psicológica, la libertad de los contrayentes y la conciencia necesaria para contraer válidamente el matrimonio. Esta tendencia, no se debe confundir con una búsqueda de pretextos legítimos para otorgar con mayorfacilidad la declaración de nulidad del matrimonio. Por el contrario, lo que se pretende es solidificar el vínculo matrimonial, no preparando trampas jurídicas sino aclarando requisitos que por derecho natural se deben entender pero que en función de la realidad, en ocasiones poco esperanzadora, en donde surgen nuevas patologías que antes no existían, nuevos factores que influyen sobre la concia delas personas, es necesario más que agregar estos requisitos, recordarlos y hacer hincapié en ellos.
El matrimonio es una institución jurídica, sin embargo no se podría entender el matrimonio sin el lado humano y personalísimo que lo caracteriza. Dice al respecto el Santo Padre, “El valor jurídico del matrimonio no se yuxtapone como cuerpo extraño a la realidad interpersonal del matrimonio, sinoque ambas son realidades importantes”[1]. En otras palabras, hay que entender que el fin del matrimonio desde el Derecho Canónico es de orden sobrenatural, sin dejar de ser una realidad jurídica, por otro lado no se puede reducir a eso y por su ordenamiento divino hay que considerar a los cónyuges desde todo su contexto, como creaturas de Dios dotas de alma, inteligencia y voluntad. ¿Por qué esimportante esta reflexión? En estos tribunales no se decide la propiedad de un predio, el pago para resarcir de determinado daño, sino que se puede declarar que aunque aparentemente se dieron los requisitos para que existiera un vínculo sacramental entre dos, en realidad no lo hubo. En otras palabras, hay almas en juego, el tribunal responde en última instancia ante Dios, por lo tanto estamoshablando de algo mucho más sagrado y mucho más trascendente que una mera institución jurídica.
“Las normas canónicas son sólo la expresión jurídica de una realidad antropológica y teológica subyacente…”[2], es decir, el Código surge de una necesidad de otorgar certeza jurídica a las relaciones que nacen dentro de la Iglesia, pero no son una invención sino que están fundamentadas en el mismo Derecho...
tracking img