Discusrso sobre musica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1691 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 13 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aunque no soy músico, quiero hablar acerca de la música. Más de una vez he escrito sobre música y me agrada insistir sobre ese tema.
¿Con qué derecho? Con el mismo que podrían aducir los bebedores de vino para discurrir sobre vinos, aun cuando ignoren los misterios de los azúcares y de la fermentación. Yo soy un bebedor de música, un inveterado alcoholista filarmónico que saborea, sorbe eingiere música, con avidez, desde hace cincuenta años por lo menos. Soy, en verdad, un enamorado o un sediento de música y, como todos los enamorados, siempre dispuesto a explayarme sobre las bellezas, las virtudes y los encantos de la amada.

Seguir Leyendo...
En otros tiempos, les era lícito y dado a los "amateurs" hablar de música: recuérdese, por no citar a otros, a "Beyle, milanés" o aBaudelaire. Pero hoy en día, es decir, desde unas decenas de años, obra un hecho nuevo. Los músicos "modernos" -no diré todos, pero sí los que afirman ser pioneers, heraldos, profetas, confesores, de un ars nova- no se curan ya, como los buenos maestros antiguos, de brindar emociones y deleite a los oyentes, sino que proclaman la voluntad de hacer música pura, sin propósitos epicúreos o descriptivos,sin compromisos literarios y sentimentales, una música ajena a la melodía y al discurrir al modo antiguo, una música que sea música, autónoma, desinteresada, libre de toda intrusión y superfetación, restituída a sí misma: juego, arabesco, construcción sonora, y nada más. Una música, en suma, para músicos. Y si los profanos no comprenden, no siguen, no gozan, peor para ellos.
Vendría a ser, pues,como un manjar exquisito que sólo los cocineros fueran capaces de gustar, como una medicina que sólo los farmacéuticos pudieran absorber.
Muchos que yo conozco e innumerables desconocidos para mí dan claras señales de que no les apetece la nueva música. Hay quien, maliciosamente, asocia dodecafonía con cacofonía. Y se refugia en la clásica música de cámara del siglo XVIII o se consuela con lospoderosos melodramas del siglo XIX. La música, piensan y dicen los tales, debe decir algo sensible para el corazón del hombre, de todos los hombres. Debe suscitar sentimientos, manifestar pasiones, enternecer hasta las lágrimas, deleitar hasta la embriaguez. La música fue siempre inspiradora de amor: de amor a Dios cuando es música sacra, de amor por la grandeza y por la gloria cuando es músicaheroica, de amor de mujer cuando es música dramática. Hoy en día, por lo contrario, casi todos los músicos reniegan del sentimiento, de la pasión, del amor y de cuanto al amor se parezca: no tienen más amor que el de sí mismos, que el de su propia técnica, que el de su propia fama. Son cerebros sutiles que se dirigen a cerebros de iniciados. Pero si de ejercitar el cerebro se trata, siguen diciendolos descontentos, no concurrimos a un concierto: nos ponemos a meditar sobre la metafísica de Fichte o a estudiar la geometría no euclidiana. La llamada música moderna traiciona la más gloriosa y benéfica tradición de la música de todos los tiempos, y nosotros, de esta música alquimista, cabalística y saturnina, nos desentendemos por completo.
Debo manifestar antes que todo, que a mí,personalmente, la tal música poco me agrada, o, más bien, nada me gusta. Pero quiero, sin embargo, agregar que los disconformes no harían mal si reflexionaran un poco antes de acudir a los silbidos o a los anatemas.
Deberían, en primer término, tener presente que semejante fenómeno, el de la persecución de la independencia y de la pureza, no sólo se advierte en la música, sino que se manifiestaparalelamente en otras artes, sobre todo en la pintura y en la poesía. Cuando aparece, en los órdenes artísticos, un cambio concordante y convergente, no basta con el clamor escandalizado y con el juicio condenatorio. Ese movimiento de transformación, por más ingrato que le resulte a la mayoría, debe, no obstante, tener algunas causas y estas causas han de ser investigadas. No todos los innovadores son...
tracking img