¿Diseño inteligente o diseño chapucero?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2905 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Diseño inteligente o Diseño chapucero?:
perspectivas en el diálogo ciencia y religión

M. D. PRIETO SANTANA.

En estos últimos meses han sido frecuentes en las redes sociales los comentarios sobre el valor científico del argumento del Diseño inteligente. Pero esto no es nuevo. El argumento teológico del diseño perfecto del universo para probar la existencia de Dios está ya presentedesde la antigüedad: “Los cielos pregonan la gloria de Dios” cantaba uno de los salmos atribuidos a David. Tal vez fue Santo Tomás quien le dio la forma más elaborada. De formas más o menos diversas este argumento ha sido repetido por teólogos, misioneros, catequistas y apologetas cristianos a lo largo de los siglos. Dentro del mundo anglosajón, Teología Natural [Natural Theology] de William Paley(publicado por vez primera en 1802 y reeditado muchas veces), fue el libro de referencia en la época victoriana. La belleza de la obra de la Creación, la magnificencia de sus procesos, el perfecto ajuste matemático de las órbitas de los planetas eran argumentos “modernos” para demostrar la necesidad científica de un “diseñador” divino. El Diseño inteligente vuelve al escenario hace 25 años en losambientes adventistas americanos de la mano de Philip Johnson, Michael Behe, Dembski y otros. Incluso la Iglesia Católica se ha desmarcado de la corriente religiosa del Diseño inteligente.

Diseño inteligente y complejidad irreductible
Este es el punto de partida del ensayo recientemente publicado por el paleontólogo y filósofo de la biología Leandro Sequeiros[1]. En este ensayo sepretende orientar al lector sobre las salidas al conflicto entre ciencia y religión que parte de las críticas al llamado Diseño inteligente.
El movimiento del Diseño inteligente surgió en EEUU hacia 1980 y los principales proponentes fueron Phillip E. Johnson, Michael J. Behe, William A. Dembski y Stephen C. Meyer. El fundador, el profesor de Derecho Phillip E. Johnson entiende que loscreacionistas bíblicos textuales del Institute for Creation Research y similares han perjudicado la causa porque la impresión que dan es que son unos dogmáticos fanáticos irracionales. Afirma que hay que dejar de hablar de la Biblia, el Génesis, Adán y Eva, Noé y de que Dios creó todo en seis días porque hace fácil cerrarle las puertas de las clases de ciencias a la teoría de la creación divina conargumentos de que es un punto de vista religioso específico.
De este modo, Johnson reelabora una nueva versión conservadora del creacionismo a la que denomina como el Diseño inteligente. Su hipótesis es que el conocimiento científico del mundo nos lleva directamente a postular la existencia de un Diseñador máximo de la realidad natural. Todo es tan bello, tan perfectamente ajustado, tancomplejamente perfecto que no puede haber aparecido al azar. Es necesario creer científicamente en un Diseñador máximo, sea Dios, una inteligencia extraterrestre o un gran ordenador externo.
Las tesis de Johnson, muy coherentes con la teología adventista, fueron bien acogidas en determinados círculos. Pero Johnson no era un científico natural sino un profesor de Derecho. Necesitaba una fundamentacióncientífica de sus teorías. Y las encontró en un grupo de científicos y filósofos que asumieron esta tarea.
El único de los seguidores de Johnson que desarrolla una línea de investigación algo relacionada con la evolución es Michael J. Behe, profesor de bioquímica en la Universidad de Lehigh. Behe es mucho más conocido por sus sensacionales propuestas que por la relevancia de susdescubrimientos. Él fue quien desarrollo el concepto de "Complejidad irreductible” (irreducible complexity). El postulado de Behe sobre la complejidad irreductible de estructuras celulares claves ha tenido una fuerte oposición en la comunidad científica. En su obra más conocida, Darwin´s Black Box (editada por Free Press en 1996) y traducida en 2000 como La caja negra de Darwin: el reto de la bioquímica a...
tracking img