Disposición hacia el amor de elizabeth bennet y cateherine earnshaw

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1191 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Liceo 7 de Niñas de Providencia
Departamento de Lenguaje y Comunicación
Profesora María Isabel Mori

Disposición hacia el amor de Elizabeth y Catherine
Cantidad de palabras: 1191

Fecha: Lunes 25 de junio de 2012

La literatura inglesa está caracterizada por sus personajes femeninos que son reconocidos mundialmente por su carácter fuerte y decidido. Entre estos encontramos a ElizabethBennet y Catherine Earnshaw, protagonistas creadas por Jane Austen y Emily Brontë, respectivamente. La primera desarrolló su vida y obra en el movimiento literario del Neoclasicismo, que se define por el sosiego de los sentimientos de sus personajes. Mientras que Brontë vivió en la época del Romanticismo, por lo que sus creaciones tienen las características representativas de tal corriente: lalocura de los sentimientos del protagonista y el individualismo que estos demuestran cuando se trata de su propia felicidad y cómo lograrla. Sin embargo, esto no significa que la fuerza con que cada personaje siente el amor es diferente, sino todo lo contrario, es igual, sólo cambia la forma de expresarlo y conquistarlo. En estos términos, los libros “Orgullo y Prejuicio” de Jane Austen y “CumbresBorrascosas” de Emily Brontë, tienen como tema principal el amor, pero la personalidad de sus protagonistas hace que la disposición a éste simplemente no sea la misma, por lo que sus finales son completamente diferentes.
Elizabeth Bennet, la segunda de las hijas del señor y la señora Bennet, de una familia de clase media alta, tenía un carácter muy peculiar. Inteligente y suspicaz, pretendía seralgo más “grande” que una simple ama de casa, como su madre. A pesar de todas sus cualidades positivas, ciertos rasgos de su personalidad siempre la detenían y la predisponían negativamente a experiencias nuevas, debido a su orgullo y testarudez. Elizabeth no deseaba casarse, ya que consideraba que ningún hombre era lo suficientemente inteligente e interesante para que ella pudiese pensar enmatrimonio. Creía que se aburriría enormemente sin algún estímulo intelectual, y por lo tanto no habría amor, porque sólo se enamoraría si encontraba una pareja a quien admirar.
“Estoy convencida, querida tía, de que nunca he estado muy enamorada, pues, si realmente hubiera experimentado esa pura y elevada pasión, detestaría ahora hasta el nombre de semejante individuo y le desearía toda suerte demales. Pero no sólo sigo apreciándole, sino que no siento aversión por la señorita King; ni la odio ni la considero una mala chica. No puede haber amor en todo eso.”
Por otro lado, tenemos a Catherine Earnshaw, una señorita de familia adinerada que pasó su infancia con todos los lujos posibles hasta la muerte de su padre, cuando su hermano tomó el control de la hacienda. Acostumbrada a tenerlotodo, creció caprichosa y testaruda, por lo que su irritabilidad se mostraba continuamente. Además, la fuerza de sus sentimientos y de su carácter la predisponía a interpretar mal las situaciones. Todo debía hacerse a su manera. Su forma de amar era violenta y apasionada, pero no por ello estaba libre de los perjuicios de la sociedad, ya que se dejaba llevar por el que dirán.
“-Si hablas así no tedigo nada más-replicó malhumorada, poniéndose de pie-. He aceptado, Nelly; rápido, dime si he hecho bien o mal.”
Aunque la diferencia de épocas no es muy grande (tan sólo unas cuantas décadas), el movimiento literario en el que fueron escritos estos libros es muy diferente. Elizabeth no amó al sr. Darcy desde el comienzo, todo lo contrario, su amor hacia él fue producto de muchosacontecimientos, relaciones y personas que permitieron a la señorita Bennet darse cuenta de sus sentimientos por él, y cómo sería si ya no tuviera a este caballero atento y preocupado por ella. Y cuando finalmente se comprometieron, aunque la fuerza de su amor era enorme, las expresiones y palabras para expresarse eran calmas y apacibles.
“Soy la criatura más dichosa del mundo. Quizá otros lo hayan dicho...
tracking img