Doctor luis camilo osorio: teoría de la pena y aumento de penas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3507 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 8 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTERVENCIÓN DEL FISCAL GENERAL DE LA NACIÓN, DOCTOR LUIS CAMILO OSORIO ISAZA, EN LA INSTALACIÓN DE LAS XXV JORNADAS INTERNACIONALES DE DERECHO PENAL

(Universidad Externado de Colombia, 27 de agosto de 2003)

TEORÍA DE LA PENA Y AUMENTO DE PENAS

Me es grato concurrir a esta casa de estudios, mi albergue para la cátedra por más de dos lustros, en el marco de la celebración de las XXVJornadas Internacionales de Derecho Penal, en compañía de tan ilustres académicos internacionales y de este templo de la sabiduría en esta especialidad, entre varias otras. Y lo es, precisamente, cuando estamos culminando un importante proceso de reforma al sistema judicial penal. Como este claustro ha sido pionero en el estudio y divulgación de las ciencias penales, aprovecho la cordialinvitación de sus directivas para esbozar las bases legislativas que incluyen el muy importante asunto de las penas y algunos criterios en torno a la temática central que motiva este certamen, cuyos frutos advierto, desde ahora, como verdaderamente benéficos para el desarrollo científico de la Teoría de la Pena.

Planteamiento del problema

Fenomenológicamente se advierte que la criminalidadaumenta y podría preguntarse entonces de qué ha servido la pena estatal. Pero, con el mismo sentido, podría interrogarse de qué han servido la escuela, la familia y otras instituciones que actúan como medios de control social, porque ellas también deberían servir para contener la delincuencia, sin embargo de lo cual nadie osaría en recomendar la supresión de la escuela o de la familia, sencillamente seharía imposible una mínima convivencia social.

La pregunta, en cambio, debe hacerse desde otra dimensión: ¿Qué sería de la vida en sociedad sin la intervención punitiva del Estado?. El mundo se halla en medio de la antinomia que produce la recomendación de un derecho penal mínimo y las necesidades crecientes de protección en una sociedad cada vez más compleja. Mientras no aparezca algomejor, no puede sustituirse el Derecho Penal, como lo expresó luminosamente Hans Schultz, “la pena no es un problema metafísico ni una realización moral sino una amarga necesidad en una comunidad de seres imperfectos como son las personas”[1].

La pena se ha erigido como instrumento de control social, como reacción social o estatal frente al delito, de modo que son fines principales la prevención yla disuasión, porque, de otra manera, si las conductas delictivas no afectasen o pusiesen en peligro la existencia del orden social pacífico, el Estado debería ser indiferente ante ellas. Desde luego que, al lado de la prevención y la disuasión, siempre será necesario considerar dialécticamente como fines la retribución justa y la resocialización, pues la primera permite expandir en la comunidaduna idea de proporcionalidad en la reacción estatal y límite a la intervención penal del Estado, mientras que la segunda, modernamente considerada, no sólo le cumple a la reinserción social del individuo sino que en esa medida también protege a la comunidad del delito.

A propósito de la calidad y cantidad de las penas dispuestas legislativamente, o del aumento de las mismas, vale la penarecordar cómo el tratadista alemán Claus Roxin aduce:

“… esto no quiere decir que la teoría de la prevención general no sea importante. Incluso todavía hoy puede ser eficaz, si se hace en ella una pequeña variación que tenga en cuenta que mucha mayor eficacia intimidatoria tiene la intensidad de la persecución penal que la prohibición legal; tanto mayor es la cuota de los delitos descubiertos ycondenados, tanto más eficaz será la prevención de la comisión de otros delitos en el futuro…”[2].

Vale la pena otro matiz a la postura de Roxin, en el sentido de que la mayor eficacia de la persecución penal puede buscarse por medio de otros mecanismos que incentivan el acuerdo de responsabilidad y la negociación de penas, o la aplicación del principio de oportunidad, de tal manera que...
tracking img