Doctos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1577 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Volver al artículo - Ayuda


Tu jefe sabe más de ti de lo que dice
sábado 15 de enero, 08:00 AM
Ivonne Vargas
Aunque una fórmula para mejorar el ambiente laboral es generar empatía con los compañeros de trabajo y con el jefe, en el caso de este último esa meta no es fácil. Descifrar lo que algunos directivos piensan de sus empleados lleva su tiempo.
"Un profesionista necesita leer lacomunicación no verbal de sus jefes. Una mueca, frases o una sonrisa dicen mucho. Entender ese lenguaje ayuda a ver los momentos en que es favorable o no presentar ciertas ideas", menciona un artículo publicado en el European Journal of Work and Organizational Psychology.
El escenario anterior es el ideal, pero muchos superiores tienen como política personal "mantener un tipo de ‘careta' frentea sus trabajadores, por considerar que así son menos vulnerables a perder el control de sus equipos", indica la psicóloga industrial por la UNAM, Berenice Espinoza.
Los empleados, sea cual sea su rango, valoran a un director que transmite si algo no le parece, o festeja un triunfo. Lo valioso es comunicarse. Eso revela un estudio realizado por The Institute for Employment Studies en el queparticiparon más de 300 profesionistas del Reino Unido.
En México, uno de los principales deseos en ocho de cada 10 trabajadores es mejorar su situación laboral, según arroja la cuarta encuesta mundial de la consultora de Recursos Humanos, Randstad.
Uno de los caminos para lograr ese objetivo podría ser empezar por identificar conductas que los jefes no evidencian, pero sí restan puntos aldesempeño. "Un directivo es observador, esa es una de sus tareas, y el hecho de no decir, cara a cara, algunos comportamientos, no significa que les resten importancia. Al contrario, les sirve para evaluar", afirma Espinoza.
Te mostramos las cinco cosas que un superior mantiene "calladitas" (y tal vez nunca las diga), por lo que conviene descifrarlas y actuar.
1. Te la pasas en Internet. Las compañíascada vez son más atentas a controlar todo lo que sale de la red, por varios aspectos. Uno, asegurar que sus empleados no filtren información que comprometa al negocio. Dos, y el más básico, tener una medición de la "productividad" de la persona.
Claro que un jefe puede darse cuenta de qué tiempo invierte su gente en escribir correos, navegar por la red, leer un periódico online, hacer comprasvirtuales o bajar un programa para chatear, aunque éste se encuentre prohibido en la organización. Lo ve y suele "hacerlo evidente" hasta que encuentra el momento para sancionar, explica la psicóloga industrial.
Es un tema complejo. Si bien, agrega, es impensable llegar al extremo de prohibir esa situación al personal, es cierto que se está en horas laborales, y la computadora que se usa formaparte del equipo corporativo, para cumplir con tareas vinculadas a la organización.
En Estados Unidos, por citar un caso, cuatro de cada 10 empresas (en 2009) dedicaron un porcentaje del presupuesto de sistemas a investigar los correos de sus empleados, frente a dos de cada 10 que tomó esa decisión en 2008, cita un artículo publicado en The Wall Street Journal.
¿La razón? Tres de cada 10organizaciones dijeron verse afectadas por la filtración de información en su empresa. Pero sobre todo (y aquí viene lo interesante) indicaron estar intrigadas por las horas que pasa un empleado frente al teclado, y eso no es proporcional a la calidad con que entrega sus resultados.
El mercado de software para monitorear correos electrónicos ha crecido más de 25% cada año desde 2008, según un estudio demercado de la firma Gartner.
¿Qué hacer? Tengas o no la certeza de que existe un 'Big Brother' revisando los mails, evita que tu trabajo se vea empañado por una frase escrita en las redes sociales, o por largas horas en el Messenger. Siendo realistas, eso genera una mala imagen y podría restarte tiempo, puntualiza Espinoza.
2. Estás 'algo mayor' para el puesto. Cuando Teresa Rivera, a sus...
tracking img