Dolor, madurez,placer y trascendencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1934 palabras )
  • Descarga(s) : 30
  • Publicado : 30 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lecturas: Yepes Storck, Ricardo, La finitud humana: el dolor y la muerte.
Osho, sintonizarse con la existencia.

DESTINO: DOLOR, MADUREZ, PLACER Y TRASCENDENCIA.

Cuando se piensa en el sentido de la vida, necesariamente evocamos aquello que llamamos destino. Nos es sencillo creer que en alguna parte este escrito nuestro sendero de la vida, por lo tanto, es difícil pensar queno controlamos lo que hacemos cotidianamente. Sin embargo, los estoicos en la antigua Grecia pensaban que todas las acciones que realizaba una persona en la vida ya estaban previamente determinadas. Este tipo de ideología los conllevo a tener una actitud de cierto modo “fatalista” ante la existencia, ya que, si todo cuanto pudiera suceder ya estaba escrito. ¿Qué sentido podría tener el haceralgo, si independiente de cual fuera la acción no cambiaria en nada el curso y finalidad de lo ya preestablecido?

No es posible de manera científica comprobar si la vida como se conoce y desde que empezó a existir tenía un fin determinado. Tampoco puede negar la ciencia que sí exista un destino para todo cuanto existe, ya que incluso, no se conoce de manera certera como físicamente se origino lavida. Lo cierto es que indiferentemente de cuál sea el tipo de ideología con respecto al tema en mención, no se debe tomar una actitud de indiferencia y omisión ante la existentica en el mundo.

A través de la historia han existido diferentes pensadores que a su vez han convergido en que existe un fin último de la existencia. Algunos de estos conciben que este fin o sentido de la vida es alcanzarla felicidad y llegar a la verdad. Es bastante probable que así sea. Pero, si la felicidad fuera el sentido de vivir, la felicidad no debe tomarse como un placer que se obtiene en un determinado momento, sino que, debe verse como un estado al cual se llega a través de la práctica de los valores morales y éticos, una felicidad “pura”, una paz y tranquilidad interior de la conciencia, una armoníacon el universo. La verdad como fin último de la vida, es un concepto bastante complejo, puesto que está en si misma genera una dualidad entre lo objetivo y subjetivo, lo absoluto y relativo. El criterio de la verdad varía según las diferentes culturas y aun más dentro de ellas diverge en cada individuo. Así mismo se consideran otros puntos de vista como lo es: el sufrir o el trascender más allá dela vida. El sufrimiento y el dolor son parte de la vida, para las personas humanas no es fácil concebir la existencia sin estas dos clases de sentimientos o sensaciones. Podríamos definir estos dos estados como ese precio que debemos pagar para alcanzar y lograr un estado de madurez que nos acerque a la meta de vivir, tal vez más allá de la muerte. El dolor y el sufrimiento, son de cierto mododos concepciones diferentes, el primero hace referencia a un sensación de carácter físico y material, como por ejemplo una fractura de hueso o dolor de cabeza y el sufrimiento es una aflixión espiritual que se da por la pérdida de un ser querido, una decepción amorosa, etc. Sin embargo aunque sean dos estados de ausencia de bienestar, se encuentran íntimamente relacionados, a tal punto, que muchasveces no se puede distinguir en donde empieza uno y termina el otro, es decir, demasiado dolor causa sufrimiento y este ultimo aunque sea de carácter mental puede llegar a somatizarse y convertirse en dolor físico.

Concebir estados como el dolor y el sufrimiento como parte fundamental de la experiencia de existir y elevarse por encima de las situaciones para evolucionar, hacerse más fuertepurificándonos física y mentalmente es bastante entendible, pero no se debe pretender que son su fin último y sentido de la vida. Si así fuera la vida no sería vida, la vida perdería valor, belleza que inherentemente posee y por el contrario e irónicamente perdería sentido y se le odiaría. Si adoptamos esta ideología se llegaría al mismo pensamiento de Sófocles, quien afirmaba que: “la vida es un...
tracking img