Dolor y ternura en un jardin de infantes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1251 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dolor y ternura en el jardín de infantes.
Acuarelas de
una intervención

Juan Evangelista Díaz
psicosocial@bvconline.com.ar

Carta a un grupo de Mamás, Papás, Docentes y Directoras de un Jardín de Infantes

El tibio arroyito salado de las lágrimas

“Tras beber los mares nos asombra que nuestros
Labios sigan tan secos como las playas, y buscamos
una vez más el mar paramojarlos en él, sin ver que
nuestros labios son las playas y nosotros el mar”[i]
Julio Cortázar.

En un accidente automovilístico, muere al costado de la ruta un niño de cinco años.
La siempre frágil sucesión de hechos de una historia tiene por un momento su oportunidad de invadirlo todo.
Un hecho, un precario instante, invade omnipotentemente todo por una eternidad.
Si algo hubiera sidodistinto.
Si algo, una pequeña cosa, algo nimio hubiera sido de otra manera quizá hoy todo seria de otra manera. Si algo hubiera ocurrido con algunos segundos de diferencia, antes o después, a lo mejor las cosas no hubieran sido como fueron.
Quizá si ese día hubiera, o si el almanaque hubiera dicho que era domingo, o sábado. Si el auto no hubiera arrancado. O,...

La vida conduceirremediablemente hacia la muerte. Tan sin remedio.

En un accidente automovilístico, muere al costado de la ruta un niño de cinco años.
¿Cómo rodear de ternura lo que paso? ¿Cómo no buscar culpables?
¿Cómo no imaginar otros atajos?
Hay tantas situaciones, hechos, acontecimientos que tuvieron que ver con lo que paso.
También hay mucha gente envuelta en una tragedia.

La vida conduce irremediablementehacia la muerte.

Nunca tan lejos de remedio alguno, nunca tan muerte como cuando muere un niño.

Quisiéramos restituirle razón al dolor.

Nos reunimos con un grupo de docentes de un jardín de infantes preocupados en buscar formas de ayudarnos; de ayudarnos a ayudar a los papás de los compañeritos del niño, de ayudar a los amiguitos del niño a realizar un recorrido por el territorio delduelo.
¿Imaginamos que podemos aprender a no llorar la muerte de un niño?
¿Vamos a preguntar que hacer para no sufrir?
¿Vamos a buscar técnicas para no llorar?

¿Llorar es sufrir?
¿Llorar es una señal que da nuestro dolor?
¿Una señal que busca una mirada, un hombro, una compañía silenciosa, un lugar en soledad?
¿El llanto es la voz del dolor?

No llores más, ya va ha pasar. No llores. Frasesque se parecen al acto de colgarse del otro que llora, frases antípodas de un abrazo.
Un abrazo es como tener a upa al niño que lleva adentro alguien grandote. Un abrazo sostiene. Una frase que abraza en el llanto puede ser: ¿Llorá., contá conmigo para llorar?
Una compañía silenciosa, puede ser un abrazo para alguien que necesita llorar.

Cuestiones razonales“Es obvio que toda cristalización (todo conocimiento constituido y aceptado) es siempre criticable, que toda cristalización es problemática y, que, por lo tanto, toda cristalización puede ser disuelta utilizando el ácido pertinente, pero conviene aplicar a las cristalizaciones el principio de caridad, hay que dejar que las cristalizaciones puedan ser utilizadas hasta agotar sus posibilidadesproductivas.”[ii]
Tomas Ibáñez.

La muerte como cuestión a ser pensada suele ser mayormente evitada en nuestra cultura. La tanatología no muchos tiene sabios.
Se ocupa del buen morir y de los duelos sanos. Busca maneras de enseñarnos a abrir la mano para dejar ir al que se va. Supone que allí donde hay vida la muerte es inevitable.
Los chicos se encuentran con el hecho de la muerte sostenidospor el afecto y las razones que podemos dar los adultos.
En el estado de confusión y shock inicial se requiere de apoyo, de contención. Los mayores solemos estar tan estremecidos como ellos por la pérdida, sin embargo debemos sostenernos y sostener a nuestros niños en un recorrido que se debe hacer con los ojos abiertos, sin mentiras, sin ocultamientos, sin exageraciones.
Ayudar nos debe...
tracking img