Don Gerónimo Enrique De Uztáriz y Tovar. Ii Marqués De Uztáriz. Protector y Maestro De Simón Bolívar En Madrid

Don Gerónimo Enrique de Uztáriz y Tovar. II Marqués de
Uztáriz. Protector y maestro de Simón Bolívar en Madrid

El primer periplo atlántico de Simón Bolívar a Europa significa,
entre otras cosas, la formación de un joven indiano en la metrópoli. En
Caracas, capital de la provincia, se hacía una intensa vida cultural, artística,
intelectual, política, por decirlo de alguna manera, bastanterefinada.
Asimismo había una preocupación en diversificar los conocimientos en
la búsqueda de perfeccionar los oficios agrícolas y de ingeniería civil.1
Según anota Humboldt en 1800, contaba con una población de cuarenta
a cincuenta mil almas.2 Era una ciudad que en el período tardo colonial
gozaba de características muy propias, que generaron un clima social muy
llamativo para los viajeros.Desde un ambiente intelectual, bien descrito
por don Ildefonso Leal en su estudio sobre las bibliotecas caraqueñas
(desde el inicio del siglo XVII), en las cuales no faltan obras religiosas,
tratados jurídicos, obras de historia, filosofía, medicina, botánica, ciencias
naturales, literatura… y la fuerte influencia del pensamiento ilustrado a
partir de los trabajos de Feijóo y Campomanes.Bibliotecas tan valiosas
como la del obispo Antonio González de Acuña y la de Oviedo y Baños,
ejercieron su influencia específica en esa Caracas atenta a las letras.3
La instrucción en Caracas se desarrollaba desde el Colegio de los
Jesuitas, pasando por las escuelas locales municipales, las episcopales,
las que dependían de los religiosos, y claro está, las privadas y el
Seminario de SantaRosa,4 hasta alcanzar la Universidad. Rafael
Fernández Heres, plantea la educación colonial en Caracas-Venezuela
como “… parte esencial de la estrategia para plantar el proyecto
político de la Monarquía Española-Iglesia Católica destinado a la
conquista política y religiosa de los naturales de dichas tierras…”.5 Para
ello el aporte de las órdenes religiosas fue fundamental. Además de la
Compañíade Jesús, fue invalorable la actividad de los franciscanos
y en menor medida, de los mercedarios. Vale mencionar que Andrés
Bello, padre de las letras de América, se formó en este Convento, bajo
la tutela del gran latinista y sacerdote, Cristóbal Quesada.6 Aunque
la labor de los Capuchinos en Venezuela radicaba exclusivamente
en la misional, no es posible olvidar al padre Francisco deAndújar,
capuchino quien inmortaliza su nombre por haber sido el que abriera
en 1795 la cátedra de Matemáticas casi exclusivamente para el niño
13
PresenteyPasado. RevistadeHistoria. ISSN: 1316-1369. Año 16. Nº 31. Enero-Junio, 2011. Don Gerónimo Enrique
de Uztáriz y Tovar. II Marqués de Uztáriz. Protector y maestro de Simón Bolívar... Cardozo U., Alejandro, pp. 11-36.
Simón Bolívar, en casa de sutío materno y tutor encargado, Carlos
Palacios.
Aunque en Caracas comenzó, en épocas relativamente tempranas,
el germen de la Universidad, caracterizado, según Parra León como “…
un tránsito evolutivo y seguro hacia lo nuevo”,7 guiado por el sacerdote
Baltazar de los Reyes Marrero, desde una perspectiva filosófica moderna,
sobre la educación sistemática primaria del niño Bolívar, no constaprácticamente nada.8 También es importante desmitificar el tópico de
la regencia y tutoría educativa a tiempo completo del licenciado Miguel
José Sanz, debida a la supuesta personalidad desobediente y traviesa
de Simón a los seis años. Igualmente la relación maestro-discípulo en
esa época, de Simón Rodríguez, ha sido también parte del fabulario
tejido alrededor de la figura de Bolívar. Másallá de la dulce nostalgia
proferida por Bolívar en su cartas desde el Perú en 1825, sobre Simón
Rodríguez (Robinson) y Bello, además de ser un producto natural
de la añoranza de su infancia caraqueña, sus palabras eran nada más
que una forma pragmática de encontrarles lugar en la administración
pública de la república grancolombiana a sus coterráneos más próximos,
existencialmente...
tracking img