Don quijote: uniendo realidad y ficción

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2242 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando la ficción se convierte en la realidad preferible, la verdadera realidad en sí es fácilmente olvidable y, con toda probabilidad, innecesaria. Miguel de Cervantes otorga al mundo literario un personaje que ha forzado todos los límites de la fantasía y la realidad: Don Quijote de la Mancha. Su historia es sencilla: una obsesión con las novelas de caballería que impulsa al protagonista en laloca idea de salir por el mundo como un caballero andante, se convierte en más que su efecto cómico intencional, sino que se ha convertido en un comentario sobre los aspectos mágicos de la realidad y sus influencias, y en caso de Don Quijote, su atracción abrumadora en las personas todos los días.
Un tema importante en Don Quijote es la línea de fuga que separa la realidad de la fantasía, yla forma en la que Miguel de Cervantes estructura su novela se presta a este tema y provoca la idea de que esta línea delgada, mientras que es insignificante para Don Quijote y los que participan con su andante caballería, lo es también para la mayoría de los lectores.
Don Quijote pierde la cordura en los primeros párrafos del libro I. Él se ha enamorado de las novelas de caballería y despuésdel ´´poco dormir y del mucho leer, se le secó el cerebro de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, sesafíos, heridas, requiebres, amores, tormentas y disparates imposibles ". Su transformación es repentina; nombra a su caballo "Rocinante", declara a una campesina como su dulce señoraDulcinea, restaura su armadura y se dispone a hacer un nombre para sí mismo.
Su primera aventura se da en la posada, o más bien el castillo, como él lo ve a través de su imaginación, donde las mozas son hermosas doncellas, y el posadero es un señor. Aunque las mozas y el ventero encuentran entretenida la locura del caballero, ellos nunca representan otro papel más que el que don Quijote les hadado. Para satisfacer el deseo del Quijote de ser armado caballero apropiadamente, el ventero "determinó seguirle el humor; y, así, le dijo que andaba muy acertado en lo que deseaba y pedía y que tal prosupuesto era propio y natural de los caballeros[…]; y que él asimismo, en los años de su mocedad, se había dado a aquel honreoso ejercicio, andando por diversas partes del mundo, buscandoaventuras…´´(Cervantes). El posadero no tuvo necesidad de consentir a Don Quijote hasta este punto, pero lo hace porque él está dispuesto no sólo a deshacerse del caballero molesto, sino a incluirse a sí mismo en su juego. Aunque estos personajes de alguna manera se burlan de Quijote, "la locura los obliga a cumplir sus roles… La realidad coopera voluntariamente con una obra de teatro que se viste diferenteen cada momento "(Erich Auerbach).
Cervantes hace pasar la primera aventura de Don Quijote de manera breve, teniendo a los parroquianos en la taberna actuando junto en la farsa a la que son empujados desde la llegada del caballero. Aceptan la locura del Quijote y se convierten en partes de ésta, sesgando la línea entre la realidad y la imaginación. Este primer ejemplo de los disparates delQuijote es el preludio de aquellos que aún están por venir; el hecho de que las mozas y el ventero estaban tan dispuestos a convertirse en personajes para el caballero andante empuja al lector en un deseo de creer en la magia también.
Al regresar a casa, don Quijote persuade a su vecino Sancho Panza de convirtirse en su fiel escudero. Los dos se encuentran muchas aventuras, entre ellos el delos molinos de viento (o gigantes), los rebaños de ovejas (o ejércitos enemigos), y el batán en la noche (mal augurador). Quijote tiene siempre la misma excusa de por qué las cosas no aparecen como ellos ven: encantamiento. Después de haber fallado al atacar a los molinos de viento, Don Quijote le explica a Sancho " que aquel sabio Frestón que me robó mi aposento y los libros ha vuelto estos...
tracking img