Don segundo sombra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5570 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DON SEGUNDO SOMBRA

AUTOR: Ricardo Güiraldes

Capítulo I:
El puente viejo del pueblo, la pesca da bagrecitos cambiados por golosinas, cigarrillos o unos centavos en la pulpería “La blanqueada”; ese día me sentía de muy mal humor, pensaba en mis catorce años de chico abandonado de guacho, mis presuntas tías, la edad que tenía cuando me separaron de la que decía ser mi madre, mi protectorDon Fabio Cáceres que un día me llevó a conocer su estancia, todo esto pensaba sabiendo que nada ganaría con eso.

Las andanzas por el pueblo eran una rutina ya que mis tías habían decidido que no estudiaría más y me hacían trabajar haciendo changas. Gracias a esto me hice muy conocido en el pueblo. Pero ya no me sentía muy bien haciendo esto y pasaba por mi cabeza la idea de irme.Capítulo II:
Me dirigía al pueblo con lo que había pescado. Mientras caminaba por el barro iba reconociendo todo el paisaje, las casas y perros los conocía a todos por su nombre.

En el camino de barro me crucé con un jinete y más deseo me dio de irme de ahí.

Llegué a la pulpería, “La Blanqueada”, me atendió su patrón Don Pedro, a vender mis bagrecitos. En ésta se encontraba el tapeBurgos tomando unas copas. Le comenté a Don Pedro que en había cruzado con un jinete…Don Segundo Sombra, de San Pedro, era un hombre valiente de voz aguada, pecho vasto, coyunturas huesudas, pies cortos, manos gruesas y cuerudas, tez aindiada, ojos pequeños, hombre de pocas palabras, le dijo el patrón; y sin haber terminado el comentario entró a la pulpería Don Segundo, y preguntó si no sabía dealgún trabajo, el patrón le dijo que en lo de Galván había unas yeguas para domar. Al salir de la pulpería el tape Burgos lo provocó y lo atacó, y sin dar en su objetivo rompió su facón, don Segundo le devolvió los pedazos del facón; después de este mal trago Don Segundo subió a su caballo y lo seguí y me preguntó si conocía a ese paisano.

Capítulo III:
Llegamos a la casa y me separé deDon Segundo, como era de esperar, las tías me dieron un buen reto y me castigaron no dándome de comer esa noche; me encerré en mi habitación, y me puse a pensar en volver a encontrarme con Don Segundo, para que me lleve con él, ahí recordé que iba a lo de Galván, así que sin pensarlo mucho preparé mis pocas pilchas y me escapé de la casa de mis tías.

Cuando llegué allá me encontré con Goyo,un amigo del pueblo, él me presentó a Don Galván, y ahí me dijo que tenía trabajo juntando la paja y llevarla a los sanjones. A la noche después de la cena me dormí en un catre en la pieza de Goyo.

Capítulo IV:
Horacio me despertó bruscamente, tomamos tres mates y salimos atrabajar. Lo primero fue limpiar los chiqueros con hojas de palmas. A la hora del almuerzo nadie hablaba paraaprovechar el tiempo. Hubiera deseado hacerme amigo del domador Valerio Lares ( un tape forzudo, callado y risueño).

Concluido el almuerzo, el cocinero me pidió que lo ayude, mis ojos estaban atraídos por el domador que cosía riendas de cuero crudo.

Llegado el mediodía llegó Don Segundo, Don Valerio lo hizo pasar, tomaron mate y hablaron sobre las yeguas que había que domar, yo hice comosi no lo conocía. La campana sonó para la comida y hubo una riña entre Goyo y Horacio que terminó enseguida cuando llegó el patrón. Don Segundo y el patrón salieron y hablaron de la doma, arreglaron que a la tarde empezarían.

Al otro día era domingo, todos se preparaban para ir al pueblo menos yo que me senté al lado de Goyo, Valerio y Don Segundo y ahí me quedé dormido.

Capítulo V:A los quince días ya estaban mansas las yeguas. Don Segundo sabía todos los recursos.

Las yeguas ya están mansitas- dijo, al cabo, al patrón. Muy bien –respondió Don Leandro; sígalas unos días que después tengo un trabajo para usted.

En el pueblo sabían de mi paradero y no quería volver así que decidí unirme al resero junto con la tropilla que salía al otro día, esto me lo...
tracking img