Donación de orgános

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3885 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EDITORIALES

El consentimiento familiar para la donación de órganos
R. Matesanz
Director de la Organización Nacional de Trasplantes.

consentimiento familiar, donantes de órganos

Dice la ley de Murphy que no importa el número de veces que se demuestre que una cosa es falsa porque siempre habrá alguien que seguirá creyendo que es verdadera1. Algo de eso ocurre con el tema de si esnecesario o no en España tener la autorizacián de la familia para proceder a la obtención de los órganos de una persona fallecida y que cumpla los requisitos clínicos y legales. Todo surge, como es lógico, de la redacción de la Ley de Trasplantes 30/79 2 y de la simplificación de su texto mediante una frase afortunada y pegadiza: «Todo el mundo es donante si no ha dicho en vida lo contrario». Estaaseveración recogida efectivamente en el artículo 5.1-2 de la citada ley aunque no exactamente con esas palabras («La extracción de órganos u otras piezas anatómicas de fallecidos podrá realizarse con fines terapéuticos o científicos en el caso de que éstos no hubieran dejado constancia expresa de su oposición») suponía una filosofía de las llamadas de «Consentimiento Presunto» (presumed consent), queen la práctica supone dar por sentada una voluntad favorable del difunto a la donación de sus órganos en caso de no existir alguna constancia de su oposición. Sin duda representó en su momento una decidida opción del legislador hacia este enfoque, que entonces fue unánimemente calificado de muy progresista, como el conjunto de la ley y que se consideró un marco legal muy adecuado para el desarrollode los, por entonces, muy incipientes programas de trasplante renal. Tan progresista se consideró este enunciado en un país que, no se olvide, se encontraba en medio de una difícil transición política siempre en el filo de la navaja, que no pudo verse libre del acoso de los sectores más conservadores que empezaron a hablar de «socialización de los cadáveres» y a mostrar su vivo temor de que elpresumible entusiasmo trasplantador pudiera llevar a los médicos a no aplicar todos los medios a su alcance para salvar la vida del accidentado o incluso a no guardar todas las garantías necesarias para el establecimiento del diagnóstico de muerte cerebral. Hasta un abogado hubo, que en actitud que probablemente merezca un diagnóstico psiquiátrico que no me siento capacitado para hacer aquí de unaforma exacta, se dedicó a escribir a los principales líderes políticos del momento haciéndoles notar de forma vehemente que acababan de firmar poco menos que la autorización de su propio descuartizamiento. Frases como «Los cadáveres de Felipe González y de otros parlamentarios españoles reclamados para el desguace» recientemente rememoradas en una publicación sensacionalista, afortunadamente deescaso impacto 3, ilustran un estado de ánimo de parte de una sociedad para quien los

Correspondencia: Dr. R. Matesanz. Organización Nacional de Trasplantes. Sinesio Delgado, 8. 28029 Madrid. Manuscrito aceptado el 26-9-1993

Med Clin (Barc) 1994; 102: 297-300

conceptos de trasplante y de muerte cerebral eran aún mucho más remotos que lo que son en la actualidad. Lo cierto es que estapolémica traspasó incluso nuestras fronteras en forma de añadido a la leyenda negra, de manera que hubo periódicos sensacionalistas ingleses y alemanes que alertaron a sus lectores para que tuvieran mucho cuidado en sus vacaciones españolas ya que si ellos o sus familiares tenían algún accidente o fallecían en territorio hispánico, le podían ser sustraídos sus órganos legalmente sin consulta niexplicación previa. Obvio es decir que el lenguaje utilizado por estos diarios era mucho más descriptivo y que olvidasen el pequeño detalle de que la ley no era aplicable a extranjeros. El sector turístico que era contra quien iban dirigidos los tiros en esta ocasión no estaba por estas sutilezas y naturalmente no se mostró muy feliz con el asunto. Sea como fuere y aunque personalmente no me constan las...
tracking img