Dorita

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2515 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA SEMANA DE MAYO

La proclama del 18 de mayo
El 13 de mayo de 1810 recaló en Montevideo una fragata inglesa portadora de diversos periódicos, en los cuales se informaba acerca de la caída de Andalucía en poder de los franceses.
Los impresos traídos por la nave se conocieron en Buenos Aires, donde provocaron justificada agitación. Ante el curso de los sucesos, Cisneros optó por comunicarlosal pueblo el 18 de mayo, por medio de una proclama en la que aconsejaba tranquilidad y obediencia a las autoridades españolas.
Enterados de la proclama, los patriotas requirieron la colaboración de Cornelio Saavedra, jefe del Regimiento de Patricios, quien manifestó que había llegado el momento de actuar.
El sábado 19 de mayo
Por delegación de los patriotas, Saavedra y Belgrano se reunieroncon el alcalde de primer voto Juan José Lezica para hacerle ver la necesidad de convocar, con anuencia de Cisneros, un Cabildo abierto "al que concurriese el pueblo a deliberar y resolver sobre su suerte". Castelli fue comisionado para cumplir idéntica misión ante el síndico procurador Julián dé Leiva.
El domingo 20 de mayo
Al día siguiente, Lezica comunicó lo acontecido a Cisneros, quien antesde tomar una decisión reunió en la Fortaleza a los jefes militares, para requerir su apoyo. En la entrevista, Saavedra —en nombre de todos— "se explicó con tibieza", por lo que el virrey se despidió sin tomar ninguna medida.
Por la noche, los revolucionarios se reunieron en la casa de Rodríguez Peña y dispusieron que Castelli y Martín Rodríguez se apersonaran a Cisneros para exigirle la reuniónde un Cabildo abierto.
Los comisionados encolerizaron al virrey, quien —serenado por el oidor Caspe— finalmente aceptó la convocatoria.
El lunes 21 de mayo
Núcleos de vecinos se reunieron en la Plaza Mayor para apoyar la solicitud de un Cabildo abierto. Los regidores obtuvieron la autorización escrita del virrey para "convocar por medio de esquelas, la principal y más sana parte delvecindario".
Conviene destacar que con su actitud, Cisneros aceptaba de hecho la revolución, por cuanto accedía a la imposición popular.
Los regidores dispusieron efectuar la sesión pública el día siguiente —22 de mayo— a las nueve de la mañana. Redactóse la esquela de invitación y se resolvió imprimirla sin pérdida de tiempo, para que fuese repartida entre los más caracterizados miembros de laadministración militar, eclesiástica y civil.
CABILDO ABIERTO DEL 22 DE MAYO
A la hora establecida reuniose el Cabildo con la asistencia de doscientos cincuenta y un invitados, sin contar los regidores que no tenían voz ni voto.
Los ausentes eran en su mayoría partidarios del gobierno español y a la vez muchos de los presentes no reunían las condiciones requeridas por el Cabildo. El hecho se explica sise tiene en cuenta que las bocacalles próximas a la Plaza Mayor y la entrada al Ayuntamiento estaban custodiadas por soldados del cuerpo de Patricios, efectivos favorables a los revolucionarios, quienes controlaban el acceso.
El debate
La sesión la inició el escribano del Cabildo, don Justo Núñez, quien leyó una proclama notoriamente realista, pues aconsejaba a los presentes "evitar todainnovación o mudanza, pues generalmente son peligrosas y expuestas a división".
Este discurso repetía conceptos ya enunciados en la proclama del 18 de mayo, lo que prueba el acuerdo previo existente entre el virrey, los miembros del Cabildo y de la Audiencia. Era evidente que Cisneros había aceptado la reunión de un Congreso general con la esperanza de obtener un triunfo y consolidarse en el poder.Al escribano siguió en el uso de la palabra el obispo de Buenos Aires, don Benito de Lué y Riega, quien se mostró contrario a toda innovación. Sostuvo que, aun en el caso de una pérdida total de la Península, los españoles debían continuar mandando en América y los hijos del país sólo podrían llegar al poder cuando no quedara ningún español en estas tierras.
Para defender los ideales de los...
tracking img