Dos estilos de amar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1326 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DOS ESTILOS PARA AMAR

El Amor Protector

Cuentan los que saben, aquellos observadores del mundo animal, que, a veces, mamá mona tiene una particular manera de expresar su amor para con su "bebé".
Algunos primates toman en el regazo a su cría, al mejor estilo de las más dulces progenitoras, y atenazan al monito contra su pecho.
Ver a mamá monacobijar a su hijito entre sus largos y peludos brazos, es contemplar un cuadro vivo del amor pasional, una clara expresión de ese amor que no admite límites; el que se muestra claramente dispuesto al sacrificio y vela obsesivamente sin sosiego.
El homínido muestra una clásica ternura de madre que, con su efusividad compone el más elocuente símbolo de la protección. Al apretujar con tanta ternuraal cachorro, la mona parece componer el cuadro elocuente de un amor "perfecto" que resguarda, hasta la exageración, de los peligros.
La ternura de mamá mona constituye, a simple vista; el más seguro refugio contra la muerte y el más elocuente gesto de preservación de la vida ¿Quien podría dudarlo?.
Nadie podría contradecir la evidencia de ese vehemente instinto protector maternal.Sin embargo, al cabo de unos momentos, si usted observa detenidamente, notará una fenomenal ambivalencia. Los largos y fuertes brazos de mamá mona parecieran, abruptamente mutar del simple cerco protector, a una barrera infranqueable; como si fueran los barrotes de una cárcel.
El monito ya no se mueve con soltura; cualquier intento por modificar la posición en que lo sostiene su mamá esrespondido, a puro reflejo por la mona, aumentando la presión de sus dulces brazos maternales.
Gradualmente, los movimientos del “bebé” mono se hacen más tenues hasta que, en un momento, justo en el clímax de aquel gesto pasional de amor de madre; cuando ya desaparecieron los peligrosos intentos de zafar del cerco, el monito parece haberse entregado mansa y totalmente, a los inexpugnablesbrazos de mamá.
Al cabo de unos minutos, si usted sigue observando, el dormir plácido del bebé es muy profundo; no hace siquiera el más leve movimiento; su cuerpo aparece demasiado apacible y, quizás exagerando, podríamos decir; inerte.
Si nos acercamos lentamente a la escena, desde un primer plano, veremos que el monito no respira.
Poco tardaremos en darnos cuenta, al seguirobservando, la ausencia de signos vitales; el bebé mono no recupera la respiración y la madre no ceja en su "actitud maternal", aún más, parece incrementarla aunque su hijito no demuestre la mínima resistencia.
Sí, aunque cueste creerlo, el mimado animalito yace sin vida, tiernamente apretujado contra el corazón de su madre. Ese corazón maternal, late de prisa, excitado por el amor más fuerte.Ese vigoroso amor expresa tanta vehemencia, fuerza y afán protector que... ahogó al vástago en el seguro refugio de sus brazos.
El monito había intentado moverse, quería. ya no huir, el sólo pretendía respirar. El pequeño vástago solo atinaba a tomar aire, oxígeno, en síntesis; lo animaba el más primario derecho de todo ser vivo: vivir.
Increíblemente, el ser que le dio la vida y,quizás la hubiera ofrendado por protegerlo, terminó asfixiándolo en medio del "más perfecto amor de madre".

El Amor Osado

Luego del desenlace de la primera escena, tenemos otra que, de expresivo y tierno amor, no tiene nada; representa, diríamos, todo lo contrario; aparece como una actitud temeraria, irresponsable y anti-protectora de una mamá para con su hijo.
El águila, una vez quea su pichón le han crecido las alas y revolotea gozosamente en su nido de las más altas cumbres reclamando comida; lo toma desaprensivamente con su pico y lo monta sobre su fuerte lomo.
La majestuosa ave, emprende un decidido vuelo hacia las alturas y allí, en un acto casi homicida, que merecería la condena de cualquier madre del mundo, suelta a su pichón y se lanza vertiginosamente en...
tracking img